*

X

Ex directivo de la NSA: "El objetivo final de la NSA es el control total de la población"

Política

Por: pijamasurf - 07/17/2014

William Binney sabe mucho de inteligencia y tiene claro cuáles son los objetivos de la NSA: recolectar toda la información generada por la población para mantener un estricto control de todo lo que hace

The NSA and surveillance made simple

William Binney está alzando la voz contra el estado de vigilancia que la NSA intenta imponernos. Él fue uno de los principales analistas de inteligencia que actuó contra la Unión Soviética durante la Guerra Fría y tuvo cargos de alto nivel dentro de la agencia, pero renunció después del 11 de Septiembre, pues estaba en desacuerdo con las nuevas políticas de vigilancia de Washington.

El 5 de julio, en una conferencia organizada en Londres por el Centre for Investigative Journalism, Binney habló de la extensión de los programas de vigilancia operados por la NSA y ordenados por las administraciones de Bush y Obama. Los números que presentó son abrumadores. Al menos 80% de los cables de fibra óptica a nivel mundial pasan por Estados Unidos, y toda esta información es constantemente grabada y analizada por la NSA.  

Pronto, la NSA tendrá la capacidad de recolectar unos 966 exabytes de información, lo cual equivale al tráfico total de internet en un año. Cada vez generamos más información, y la gran mayoría de estos datos está al alcance de la NSA. Sólo para tener un poco de perspectiva, Eric Schmidt, ex Google, dijo una vez que todo el conocimiento generado por la humanidad, desde el principio de los tiempos hasta 2003, ocuparía solamente unos 5 exabytes.

Binney imagina un futuro en donde la capacidad de vigilancia del gobierno será ubicua y prácticamente ilimitada: “El objetivo último de la NSA es el control total de la población".

Sin embargo, Binney confía en que las aportaciones de personas como Edward Snowden y Julian Assange ayudarán a contener este estado de vigilancia, llevando esta información al debate público. Por ejemplo, las últimas filtraciones de Snowden publicadas por el Washington Post revelan que han sido grabadas conversaciones de estadounidenses promedio sin conexión alguna con grupos extremistas --como se había argumentado.

Uno de los principales problemas, señala Binney, es que poco a poco se va generando un marco legal cada vez más apropiado para el crecimiento de la vigilancia. En 2010, una corte (Fisa) permitió a la NSA espiar a 193 países, además del Banco Mundial, e incluso hay evidencia de que existió vigilancia contra los aliados que se supone eran intocables: Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

A pesar de su increíble poder, la NSA ha cometido graves errores, y Binney se burla de su incapacidad para anticipar la intervención rusa en Ucrania y el estado islámico que tomó control de Irak.

Pronto aumentará y se ira perfeccionando la vigilancia, pero también las filtraciones y las voces en contra. Lo importante ahora, como señala Binney, es estar atento a los traidores, que son "toda la gente que está cubriendo los crímenes de la NSA".

Pesadilla en Gaza: Noam Chomsky sobre el papel de Estados Unidos apoyando a Israel

Política

Por: pijamasurf - 07/17/2014

Chomsky argumenta que, apoyando a Israel, Estados Unidos permite que las condiciones de atrocidad y genocidio permanezcan en Gaza

Noam Chomsky

El politólogo y lingüista Noam Chomsky, una de las voces más críticas de la política internacional estadounidense,  ha publicado un importante texto en el que desmaraña el conflicto en Gaza y analiza el papel de la Casa Blanca, que sistemáticamente ha tomado medidas pro Israel. Escribe Chomsky:

En Cisjordania, la norma es que Israel continúe su construcción ilegal de colonias e infraestructura para poder integrar a su territorio cualquier cosa que pueda ser de valor, mientras confina a los palestinos en cantones inviables y los sujeta a represión y violencia.

En Gaza, la norma es una existencia miserable bajo un sitio cruel y destructivo.

En este caso, en la renovada intensificación de este añejo conflicto, no sólo es Chomsky el que condena las acciones de Israel, que han dejado numerosos muertos. El nuevo brote fue precipitado por toda una ofensiva previa. Argumenta Chomsky:

Israel también llevó a cabo docenas de ataques en Gaza, y el 7 de julio dio muerte a cinco miembros de Hamas.

Al final Hamas reaccionó disparando sus primeros cohetes en 19 meses, lo cual dio pretexto a Israel para lanzar su operación Border Protector el 8 de julio.

La lectura de Chomsky es que el discurso de Israel tiene una doble moral y una doble vertiente, es una versión de "sadismo disfrazado de piedad":

Funcionarios israelíes exaltan la humanidad del que llaman el ejército más ético del mundo, que informa a los habitantes de que sus hogares serán bombardeados, práctica que es "sadismo disfrazado santurronamente de piedad", en palabras de la periodista israelí Amira Hass: Un mensaje grabado demanda a cientos de miles de personas que dejen sus hogares ya elegidos como blancos, por otro lugar igualmente peligroso ubicado a 10 kilómetros de distancia.

De hecho, no hay lugar en la prisión de Gaza que esté a buen resguardo del sadismo israelí, que puede incluso exceder los terribles crímenes de la operación Plomo Fundido de 2008-09. Las terribles revelaciones suscitaron la reacción acostumbrada del presidente más moral del mundo, Barack Obama: gran simpatía por los israelíes, acerba condena de Hamas y llamados a la moderación a ambas partes.

En cuanto a Estados Unidos, su rol ha sido el de facilitador; su responsabilidad no debe pasarse de largo: según Chomsky, sin su apoyo la situación sería muy distinta:

Cuando los ataques actuales se detengan, Israel espera quedar libre para continuar sin interferencia sus políticas criminales en los territorios ocupados, con el apoyo estadunidense que ha disfrutado en el pasado. Y los pobladores de Gaza quedarán en libertad de regresar a la norma en su prisión gobernada por Israel, en tanto en Cisjordania los palestinos podrán observar en paz cómo Israel desmantela lo que quede de sus posesiones.

Tal es el desenlace probable si Estados Unidos mantiene su apoyo decisivo y virtualmente unilateral a los crímenes israelíes y su rechazo al consenso internacional que desde hace tanto tiempo existe en torno a un acuerdo diplomático.

Pero el futuro sería muy distinto si Washington retirara ese apoyo. En ese caso sería posible avanzar hacia la “solución duradera” en Gaza a la que ha convocado el secretario de Estado John Kerry, la cual ha suscitado condena histérica en Israel porque la frase podría interpretarse como un llamado a poner fin al sitio y a los ataques constantes israelíes. Y –horror de horrores– la frase podría incluso interpretarse como un exhorto a aplicar el derecho internacional en el resto de los territorios ocupados.

Lee el texto completo.