*

X

¿Quieres beber pero no emborracharte? Tal vez este experimento te interese (VIDEO)

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/23/2015

Experimento realizado en la Universidad de Sydney revela la singular reacción que una buena dosis de oxitocina puede provocar frente al alcohol

tumblr_nlldtt5dsG1ts981lo1_500

Beber alcohol es una práctica antiquísima y popular, y aun así hasta ahora se encuentran miles o millones de personas que se lamentan por sus efectos inmediatos. Hay a quienes les gusta beber pero quisieran ahorrarse algunos de sus efectos: el mareo, las náuseas, quizá incluso la desinhibición y la pérdida de control. Y aunque hasta el momento eso no es totalmente posible (por más que haya estrategias para retrasar la llegada de la embriaguez), un experimento realizado hace poco en la Universidad de Sydney parece promisorio al respecto.

Según informa Michael Slezak en New Scientist, investigadores de dicha institución que estudian los efectos de la oxitocina en ratas realizaron una prueba para saber qué sucedía cuando esta hormona interactuaba con el alcohol. Como sabemos, la oxitocina es un químico corporal clave en nuestra interacción con el mundo, pues está presente en buena parte de las reacciones asociadas con la interacción social (de ahí el peculiar sobrenombre: “la hormona del amor”).

En el experimento, los científicos administraron en un par de ocasiones oxitocina a ratas; en la segunda prueba, directamente a su cerebro, en una cantidad de casi 150 mil veces más el nivel normal de la hormona en el cuerpo de una rata. Después de esto, los roedores fueron “emborrachados” con el equivalente a botella y media de vino en escala humana. La última fase del experimento consistió en medir las capacidades motrices de las ratas y su tiempo de reacción ante ciertos estímulos. Sorpresivamente, la oxitocina nulificó los efectos del alcohol en las ratas que debieron haber estado embriagadas y que gracias a dicha hormona se comportaron normalmente, como si no hubieran “bebido”.

Sin embargo, tal parece que la oxitocina tampoco es una panacea, pues cuando las ratas recibieron el equivalente a una botella de vodka, entonces sí el alcohol las noqueó. Esto se explica porque llega un punto en que la cantidad de alcohol es tanta que la oxitocina no puede impedir que alcance los receptores GABA del cerebro e interfiera con la sinapsis.

Si bien este experimento podría encontrar utilidad recreativa, los investigadores piensan más bien que sus resultados podrían aplicarse en tratamientos de desórdenes por alcohol, como la tolerancia que se desarrolla cuando beber se vuelve habitual (y entonces cada vez se necesita más cantidad para conseguir el mismo efecto) y el alcoholismo hacia el cual esto deriva.

Científicos dan habilidades psíquicas a ratas (próximamente, humanos con poderes de percepción)

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/23/2015

Científicos logran dotar de GPS psíquico a un grupo de ratas ciegas

Screen shot 2015-04-07 at 11.47.37 AM

Uno de los experimentos más repetidos de nuestra época --ratas intentando resolver un laberinto bajo diferentes estímulos y obstáculos-- acaba de ser alterado de manera significativa, aumentando las capacidades psíquicas de las ratas insertando una neuroprótesis que alimenta sus cerebros con señales geomagnéticas.

Los resultados del experimento realizado por investigadores de la Universidad de Tokio mostraron que ratas ciegas fácilmente pudieron utilizar este sentido artificial lo cual, según explica New Scientist, abre las puertas para que los seres humanos puedan tratar cosas como la ceguera, pero también para que personas sanas aumenten sus sentidos. Estas son buenas noticias para los fans del transhumanismo.

"Imagino que los seres humanos podrán expandir sus sentidos a través de sensores artificiales para ondas geomagnéticas, ultravioleta, ondas de radio o ultrasónicas, etc.",  dice Yoju Ikegaya, el líder del experimento. ¿Podremos tal vez, en fusión con la tecnología, percibir toda la gama de energía invisible e inaudible que es parte del universo?

En el caso de la ratas ciegas se les insertó un compás geomagnético --una versión de un microchip que podemos encontrar en muchos teléfonos móviles-- y dos pequeños electrodos en su córtex visual, el área del cerebro que procesa información visual. Cuando una rata movía su cabeza hacia el norte, los electrodos emitían pulsos eléctricos a la parte derecha de su córtex; cuando la rata se alineaba con el sur, un pulso se mandaba a la parte izquierda. Esta estimulación permitió que las ratas compusieran un mapa mental de sus alrededores sin tener señales visuales del mismo.

Al final de 60 días de pruebas, las ratas ciegas lograron navegar el laberinto y recibir recompensas tan rápido como las ratas con vista normal. Las ratas ciegas, dependiendo sólo de su olfato, no lograron tan buenos resultados.

Ikegaya concluye que "tal vez no utilizamos del todo nuestro cerebro ya que depende de órganos sensoriales muy limitados" y especula que, de hacerlo, tal vez el mundo se volvería mucho más rico y nítido. Es posible que la ciencia esté en ciernes de una época de biohacking y aumento perceptual tecnoasistido.