*

¿De nuevo a la escuela? Con estas 5 prácticas retomarás tu rutina rápidamente y casi sin darte cuenta

Retomar una rutina puede no ser sencillo después de cierto tiempo de descanso y distracción. A veces, frente a algo que consideramos un deber, sentimos cierto grado de resistencia que nos impide volver a cumplir si, por distintas circunstancias, lo interrumpimos por cierto tiempo.

Uno de los mejores ejemplos de esta situación es sin duda el “regreso a clases”, ese momento en que nos volvemos a anudar con la realidad de los horarios, las obligaciones, los trayectos bien conocidos y otros elementos que, uno a uno, conforman una rutina que si bien pausamos con alivio ineludiblemente regresa, casi como regresan las estaciones del año.

Por eso, ahora te compartimos 5 recomendaciones para ayudarte a aterrizar con suavidad en este nuevo ciclo. 

 

Intenta no verlo como un deber

El solo hecho de considerar algo una obligación predispone a muchos a no realizarla, como si se tratara de algo que debemos hacer pero sólo porque no hay de otra. Si cambias tu modo de pensar respecto a esto, es muy posible que tu estado de ánimo se modifique y con éste tu entusiasmo por cierta rutina. Seguramente hay cosas que te gustan de volver a la escuela (los amigos, el ya no estar todo el tiempo en casa, para muchos los libros nuevos o las personas que conocerán); piensa en eso y seguramente encontrarás agradable algo que antes sólo considerabas obligatorio.

 

Llega con la mente abierta

El asombro es una de las emociones más poderosas del ser humano y, por otro lado, la curiosidad es uno de nuestros recursos más fructíferos. Combinados, hacen de nuestra mente un receptor.

 

Lleva un buen recuento de tus tareas y pendientes

Toma nota de cada tarea que surja. Con este sencillo hábito, rápidamente volverás a encauzarte en el ritmo de actividades al que ya estabas habituado. Puedes auxiliarte con este método que reseñamos hace poco o con apps y otros recursos que con la comodidad de un smartphone pueden ayudarte a conseguirlo.

 

Lo que no te guste, hazlo simple…

No a todos nos gusta todo. Por distintas razones cada persona tiene sus propias preferencias, y esto también (o sobre todo) se cumple en la escuela. Ante los retos que supone iniciar un nuevo período, sé honesto contigo y, primero, date cuenta de las cosas que no te gustan pero que, por otro lado, por estar en la escuela, tienes que hacer. ¿La solución? Hazlo simple. No le des demasiadas vueltas. 

 

Y lo que te guste, conviértelo en tu pasión

Algo muy distinto ocurre cuando nos encontramos con aquello que sí nos gusta: el dibujo, las matemáticas, los deportes, la lectura. Charles Bukowski llegó a decir “encuentra lo que amas y deja que te mate”, frase que puede entenderse como un llamado a hacer con todo el entusiasmo posible eso en donde nos reconocemos plenamente, ahí donde encontramos una expresión total de lo que somos.

 

¿Qué te parece? Una última pero no menos importante forma de aterrizar suavemente en el regreso a clases es ser usuario de UNEFON y participar por hasta 10 mil pesos para gastarlos en lo que necesites. Conoce más sobre esta oportunidad dando clic en este enlace.

Inemuri, el arte japonés de estar presente mientras se duerme

Buena Vida

Por: pijamasurf - 08/23/2016

Inemuri es la curiosa práctica de no dormir cuando se duerme

Cuando pensamos en un país disciplinado seguramente nos viene a la mente Japón, un pueblo que ha sufrido mucho pero que nunca denota debilidad y que mantiene una enorme entereza en gran medida por su capacidad de obligarse a darle la cara a la adversidad y trabajar. Esto tiene que ver con la disciplina que instauró la influencia del confucianismo y el budismo, dos religiones que llegaron de China (una por vía de la India).

En un estupendo artículo --con grandes fotos de japoneses durmiendo en diferentes partes del espacio público, incluyendo en posición erguida-- la doctora Brigitte Steger, especialista en estudios japoneses de la Universidad de Cambridge, explica por qué los japoneses en realidad no duermen; aunque parece que duermen, hacen otra cosa. Según explica Steger, cuando se encontró con esta práctica a finales de los 80 en medio de la burbuja económica que hacía a Japón una gran potencia, las personas vivían una vida tan activa en términos laborales que no tenían tiempo para dormir y se preciaban de ser hombres (o mujeres) de negocios que tenían jornadas de 24 horas y siempre estaban dispuestos a trabajar. De hecho, se difundía la idea de que "irse a la cama tarde y levantarse temprano" era una metáfora de una persona virtuosa. 

Es por ello que los japoneses adoptaron una práctica de dormir durante el día en el trabajo o en el transporte, pero de tal forma que esto no es considerado una siesta o dormir propiamente ni es visto como un signo de pereza, sino todo lo contrario, siempre y cuando cumpla con ciertas normas sociales. 

"Finalmente me di cuenta que en cierto nivel, inemuri no es considerado como dormir. No sólo es diferente de dormir en la noche en una cama, también es visto como distinto a tomar una siesta o una power nap", dice Steger. Inemuri es una palabra que significa"estar presente mientras se duerme" ("I" es estar presente y "nemuri" significa dormir). La idea detrás de esto es que al dormir la persona no desentone con el lugar y la situación en la que está, que parezca estar presente y disponible, como si fuera capaz de participar de manera pasiva y a la vez descansar. En este sentido, los japoneses sólo rechazan y ven mal a una persona cuando duerme en un lugar y no logra mantener un lenguaje no-verbal que vaya con las condiciones del mismo o una capacidad de reacción a los cambios que se presenten. Evidentemente esto no es algo que se pueda lograr muy fácilmente --estar presente pero dormido-- pero, al parecer, con que se guarden las apariencias es suficiente. Es por ello también que se pueden ver ejecutivos y personas bien arregladas durmiendo en lugares públicos, donde en Occidente solamente vemos a vagabundos y individuos que son marginados de los principales estratos sociales. Según Steger, el inemuri no es dormir, "no podía ser más diferente".  

Esta práctica no se percibe como un signo de holgazanería o irresponsabilidad, y es que en Japón existe una cultura del sueño muy distinta. Por ejemplo, a diferencia de en Occidente, se entiende que dormir en los mismos cuartos que los niños ayuda a mejorar sus habilidades para dicho acto, y los japoneses reportan dormir mejor cuando duermen en las mismas habitaciones que otras personas. Esto fue observado en los refugios del tsunami en 2011, cuando la gente encontró solaz al dormir en espacios colectivos. 

El inemuri por una parte muestra la gran dedicación de los japoneses pero por la otra parece llevar las cosas demasiado lejos, al haber integrado la cultura corporativa al punto de rayar en el desequilibrio y lo que se conoce como "forzar la máquina". Si bien los japoneses tienen profundas tradiciones que les brindan recursos para vivir una vida equilibrada, tal vez éstas están siendo desplazadas por el frenético estilo de vida capitalista.