*

X

Hemos cruzado el punto de no retorno en los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera

Ecosistemas

Por: Pijamasurf - 09/29/2016

Un día oscuro para la ecología: anuncian que hemos cruzado la frontera de más de 400 partes por millón de dióxido de carbono en volumen de la atmósfera, una cifra temida

Un día negro en la historia del ecosistema planetario llegó hace poco. El Instituto Scripps de Oceanografía anunció: "Parece seguro concluir que no veremos un valor mensual de 400 partes por millón [niveles de carbono] este año, o nunca más en el futuro indefinido". Esta aseveración está basada en la observación de los niveles de dióxido de carbono del Observatorio Mauna Loa en Hawái, donde se han medido los niveles de CO2 desde 1958.

Esta cifra de 400 ppm era temida por diferentes científicos del clima, como un hito oscuro que marcaría irreversibles ramificaciones climáticas, desde la extinción de ciertas especies hasta la acidificación de los océanos y el aumento del nivel del mar, entre otras secuelas que ya están en marcha. 

Generalmente, en septiembre los niveles de carbono globales llegan a su punto más bajo, pero este año no lograrán bajar a menos de 400 ppm en promedio, algo que sugiere que ya no lo volverán a hacer en los próximos años, al menos que algo radical pase, ya que existe una clara tendencia a la alza. En 2012, el Ártico fue la primera región en rebasar esta oscura marca.

Para poder revertir este proceso es necesario limitar seriamente las emisiones de carbono, pero actualmente sólo 60 naciones han ratificado un acuerdo para impedir que las temperaturas suban 1.5 centígrados más que los niveles preindustriales, sin embargo, estas naciones sólo suponen 47.6% de las emisiones globales, lo que es claramente insuficiente.

 

Científicos analizan 10 patrones alimenticios para encontrar el más sustentable globalmente

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 09/29/2016

La humanidad debe alimentarse con recursos limitados, ¿cómo aprovecharlos de la manera más inteligente?

Imagen: Alton Barnes

En la intersección de agricultura y filosofía, nuestras elecciones alimenticias están muchas veces determinadas por presupuestos ideológicos o éticos acerca de la procedencia de la comida.

Las dietas que privilegian únicamente los productos de origen vegetal, las variantes ovolactovegetarianas, las que prefieren ingredientes crudos o de procedencia orgánica, y muchos otros patrones alimenticios, dan cuenta de nuestras elecciones sociales e individuales, pero no necesariamente son las mejores opciones bajo los mismos criterios.

Un estudio analizó simulaciones biofísicas para comparar 10 patrones de alimentación, demostrando que disminuir la dieta basada en carne de animales podría incrementar el número de personas que se pueden alimentar de las tierras de cultivo existentes. Sin embargo, también descubrieron que a largo plazo, eliminar completamente los productos de origen animal no maximizaría el uso sustentable de la tierra.

Los investigadores pusieron a prueba la dieta vegana, dos variantes vegetarianas (lactovegetariana y ovolactovegetariana), además de cuatro omnívoras, una baja en azúcares y grasas, y otra similar a la dieta de un estadunidense promedio (comida procesada, productos animales y vegetales de producción industrial, etcétera).

La persona promedio necesita 2.5 acres de tierra cultivable cada año para cumplir sus necesidades alimenticias. Si se elige la opción vegetariana esa cantidad de tierra disminuye drásticamente, necesitando sólo 1/2 acre; este modelo permitiría alimentar a más personas únicamente a base de vegetales, pero cuando se aplica el modelo a escala global, la opción vegana desaprovecha muchos materiales que también produce la tierra y que han servido históricamente para alimentar ganado.

Si toda la tierra cultivable del mundo fuera de cultivos perennes, probablemente nuestras necesidades alimenticias a nivel global se verían satisfechas sin dificultad; no obstante, no todas las tierras producen la misma cantidad de alimento durante todo el año, y las áreas destinadas a pastoreo de ganado pueden aprovecharse también para cultivar otros alimentos.

¿En resumen? La mejor opción alimenticia en términos de sustentabilidad parece ser una dieta mayormente vegetariana pero que incluya productos de origen animal en pequeñas porciones.