*

X

Aïsha Devi, productora de música esotérica y chamana Hi Fi explica el poder oculto de su música y la naturaleza de la realidad

Arte

Por: Edmeé García - 10/24/2016

En entrevista con la DJ suiza Aïsha Devi discutimos sobre la diferencias entre espiritualidad y religión, la naturaleza de la realidad y las intenciones detrás de su música

Aïsha Devi es una DJ, originaria de Suiza, poco común, no sólo por su falta de interés en alinearse a los parámetros del mainstream, sino por ser poseedora de un punto de vista alternativo al materialismo y la búsqueda de fama. Esto quizá se deba que mientras crecía tuvo la oportunidad de visitar diferentes lugares del mundo y sus sitios sagrados con su abuela, lo cual definitivamente ha tenido un efecto en su trabajo musical que ha sido descrito como "música electrónica esotérica". Con el motivo de su presentación en la 13era edición de MUTEK, un Festival Internacional de Creativida Digital nos reunimos a hablar sobre su visión del mundo y cómo se traduce en su trabajo, para lo cual comenzamos por explorar lo que Aïsha Devi considera que marca la diferencia entre espiritualidad y religión: 

Creo que la religión es totalmente dogmática y tiránica y es usada para reprimir a las personas. Estoy hablando desde la perspectiva occidental, lo que pasó con el judeocristianismo es descabellado. Ellos ciertamente tenían algo de conocimiento espiritual, pero también estaban conscientes de otras personas que tenían conocimientos como las brujas. Esas mujeres que tenían algún tipo de poder fueron ejecutadas. Su labor no sólo se trataba de las cuestiones ocultistas, sino de sanar a las personas. Se trataba de conectar a las personas a su muerte y su lado espiritual y cósmico, como los chamanes. Creo que la tradición judeocristiana eliminó nuestra conciencia de ser parte de una sola entidad y creó una pirámide en la que nosotros estamos en la cima y los animales y la naturaleza en la base. De tal forma que estamos vampirizando la tierra y los animales, pues ni siquiera los vemos como seres, sino como comida. 

Aïsha además reconoció el efecto que este tipo de visión tuvo en sus años más tempranos, ya que la ética calvinista la hizo sentirse culpable incluso de su feminidad:

Recuerdo que crecí con la idea de ser culpable de todo, de estar avergonzada de ser una mujer. El calvinismo es de Génova, donde lo vivo y ahí existe la idea de que si no estás trabajando tanto como se supone que deberías entonces nunca obtendrás lo que quieres de la vida. Y es una idea de la que quiero separarme porque es puro materialismo. De tal forma que todo lo que es humano y gozoso como compartir, crear comunidad o el sexo fueron abolidos. Tu conexión con la tierra es aplastada para que te puedas sentir culpable y avergonzado de tal forma que puedas ser un mejor esclavo para el trabajo o para el uso de productos químicos. Realmente creo que no soy una teórica de la conspiración, pero sí me parece que existen algunas personas con conciencia de lo que están haciendo. Ya que entre más idolatras algo fuera de ti, que puede ser el trabajo o el dinero, o lo que sea, menos poder tienes. Porque te estás comprometiendo con algo fuera de ti. La religión idolatra a una entidad, que es dios, fuera de las personas, porque entre más pones el poder fuera de ti, más poder cedes. 

Frente a la pregunta de cuál sería la alternativa, la DJ suiza propone un camino de exploración interior: 

Si meditas, tienes algo de conocimiento sobre ello y entiendes todo, entiendes la ilusión. Entre más personas abracen la espiritualidad y descubran su propio poder habrá una revolución y el sistema como lo conocemos ya nunca podrá funcionar. Para mí el capitalismo ya está colapsando en el mundo occidental. Pues el capitalismo es como una utopía que ha sobrepasado su capacidad. ¿Cuál es el significado de hacer más dinero cada año? No tiene sentido, es como si el capitalismo creara una coartada para vivir y la coartada para vivir es simplemente vivir. 

En sus piezas musicales uno de los elementos claves es el manejo de su voz, que su a vez es procesada por un equipo digital, de tal forma que durante la entrevista, elaboramos sobre cómo usualmente vemos la tecnología y la naturaleza como opuestos. Aunque desde el punto de vista de Aïsha Devi esto no es así: 

Las personas aman enfrentar las cosas, aman la dualidad, aman el bien y el mal, la prostituta versus la madre y la realidad es que puedes ser tanto una prostituta como una madre. Soy una "postplatonista", ya que pienso que el origen es uno, pienso que hay una entidad que es el origen de todo. Pero amo la tecnología, porque creo que viene de un deseo de saber y por lo tanto es un conocimiento. Puedes combinar diferentes tipos de conocimiento que al estar juntos crean un nuevo súper conocimiento. Pero creo en la tecnología con conciencia. En francés tenemos un proverbio antiguo que dice: “La ciencia sin conciencia es una ilusión que colapsa”. No estoy hablando de Descartes, porque nos puso en graves aprietos al decir que todo es materia. Mi abuelo es un físico que hizo trabajo en la teoría postcuántica y cuando yo hablo de energía y dimensiones él nunca se ríe de mí, porque dice que estamos hablando de la misma cosa: la naturaleza de la realidad. 

Con respecto al uso de la tecnología en su obra musical agrega: 

Mis máquinas pueden hacer exactamente la frecuencia que me encanta y sé que tocará tu cuerpo haciéndote reaccionar y sentir diferente. Creo que la tecnología nos guiará a una nueva era. Pero cuando toco en un concierto no espero que todo el mundo lo sepa. Simplemente es algo que reciben. Mi intención e idea es como ser un tipo de chamana Hi Fi, aunque no me estoy llamando a mí misma así, tengo esa intención. 

Artista gay recrea la tradicional lotería mexicana a través del imaginario queer (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 10/24/2016

A través de la ilustración, el artista Félix Frédéric d'Eon reinterpreta sus raíces mexicanas y resignifica la psique nacional

La lotería es uno de los juegos de cartas más tradicionales del país: con semejanzas y diferencias con juegos como el bingo y el sagrado Tarot, la Lotería esconde en sus coloridas cartas las raíces profundas de la psique mexicana, sus afectos y aversiones. Tal vez por eso el artista chicano (aunque de ascendencia francomexicana) Félix Frédéric d'Eon se propuso deconstruir y reformular las imágenes arquetípicas de la lotería y crear la "Gay Lotería", una celebración del amor en diversidad.

En entrevista con Vivala, el artista de 36 años reconoce que "la identidad juega un papel en mi trabajo, tanto como hombre gay como minoría (latina, ¡al menos cuando vivía en Estados Unidos!)". Es este estatus de outsider lo que le permite tener un punto de vista político que termina reflejado en su obra; una perspectiva "que es mucho más difícil de entender para una persona blanca y heterosexual: un entendimiento de la marginalidad que se abre a otros panoramas. Toda mi trayectoria artística ha sido moldeada por mi identidad sexual y étnica."

En un momento en el que los feminicidios y los asesinatos de odio contra la población trans en México cobran visibilidad en la esfera pública, el trabajo de Félix nos permite resignificar el machismo y la fuerza de los arquetipos fundamentales de la mexicanidad a través de una contracaricatura que añade lo negado, como "el clóset", y cambia la bandera nacional por la bandera del movimiento LGBTT+.

Aquí algunas de las cartas de esta lotería queer, gay y festiva: