*

X
Los neuroteólogos, dedicados a la comprensión de la relación entre el cerebro humano y la religión, consideran que es la estructuración binaria, holística, causal y cuantitativa del cerebro la que facilita sensar la presencia de Dios

Investigadores, psiquiatras y psicólogos han tratado de indagar, a veces sin mucho éxito, las profundidades de la mente. Cuestiones sobre cómo las sensaciones pueden materializarse en pensamientos y éstos últimos son capaces de resultar en reacciones corporales y espirituales. Ha sido durante esta investigación que algunos constructivistas cognitivos comenzaron a asegurar que es en esa transformación lingüística entre sensación y pensamiento en donde ahonda Dios. 

 

Los neuroteólogos, por su lado, dedicados a la comprensión de la relación entre el cerebro humano y la religión, consideran que es la estructuración binaria, holística, causal y cuantitativa del cerebro la que facilita sensar la presencia de Dios. 

 

Pensemos en el caso, por ejemplo, de un hombre de 45 años de edad, paciente con epilepsia internado en el Hadassah University Hospital de Jerusalén, quien ha experimentado una serie de crisis en el lóbulo temporal que le han provocado alucinaciones –de voces, música, personas, olores y sabores– intensas y casi reales sobre conversaciones con Dios. De acuerdo con la evidencia los lóbulos frontales y temporales se activan durante actos de meditación o rezos, en los cuales surge una importante inversión energética de concentración mental. Y es entonces que surge la pregunta: ¿es necesaria una alteración fisiológica para una experiencia religiosa? 

 

Tras realizar varias pruebas EEG para observar sus patrones cerebrales, se encontró que este paciente realmente era capaz de ver a Dios: 

 

Mientras estaba en cama, el paciente abruptamente “se congeló” y se quedó viendo hacia el techo durante varios minutos, comentando luego que sintió que Dios se estaba acercando. Cuando él comenzó a cantar rezos en silencio, observó su Kappa y se la puso en la cabeza, cantando más rezos de manera excesiva. Entonces, abruptamente, gritó: “Y tú eres Adonai –nombre del dios hebreo–, el señor”, argumentando que Dios se le presentó y le ordenó traer redención al pueblo de Israel. 

 

Previo a sus alucinaciones, el paciente no era una persona religiosa y recibía medicamentos antipsicóticos que lo regulaban durante unas horas pero, de golpe, los episodios solían comenzar de nuevo. Entonces, ¿en qué parte se encuentran los mecanismos neurales que causan alucinaciones con experiencias así de religiosas? Parece ser que en el control de los mecanismos del lóbulo prefrontal –más que en el lóbulo temporal, en donde curiosamente se halla activa la glándula pineal. 

 

En su libro DMT: The Spirit Molecule, el doctor Rick Strassman ha sugerido que el alma humana utiliza la glándula pineal como canal espiritual, y a la molécula DMT –dimetiltriptamina– como un catalizador para ese mismo fin. Es decir que la experiencia religiosa, siquiera de una identidad metafísica, puede experimentarse a través del DMT que se produce de manera natural en la glándula pineal, como si la fuerza vital renaciera en el cuerpo e impactara en los estados de conciencia: “Es posible que la [glándula] pineal sea el órgano más activo en el cuerpo al tiempo de la muerte. ¿Podemos decir que tal vez la fuerza vital sale del cuerpo a través de la pineal?”.

 

Pese a que se fortalezcan las teorías sobre la influencia de la glándula pineal para la experimentación teológica, aún quedan dudas por resolver como, por ejemplo, ¿por qué existen casos enfocados en la charla con un Dios que busca la redención y otros en que sólo marca el paso a través de la trascendencia espiritual? Es como si tuviéramos que preguntarnos sobre la significación dada a cada una de las sensaciones que no siempre podemos explicar neurocientífica ni teológicamente, como si nos viéramos obligados a confiar en la sabiduría de nuestro cuerpo, su glándula pineal o tercer ojo, para alcanzar un estado de asombro y mistificación.

En donde se revela la conexión del ser con el universo

Una manera de entender al Zodiaco es haciendo una analogía con el aura humana, o la de cualquier organismo viviente. Un campo energético, presuntamente de forma de disco el cual envuelve nuestra galaxia: el aura de la misma. Ese disco energético, conformado por la energía de todos los astros que son parte de ella, se encontraría dividido a su vez en 12 secciones, denominadas por los astrólogos como "casas"; los lugares en donde se encuentran posicionados, habitándolas, los planetas y por ende, también los signos zodiacales. Cada casa recibe el nombre del signo que se encuentra en ella, influida a su vez por el planeta que por su parte la habita. De ahí que provenga el hecho de que un planeta influya directamente a un signo zodiacal, por ejemplo: Marte, el planeta de la acción y la guerra, a Virgo. Aunque existen algunos planetas que pueden habitar a su vez en dos casas, por diversas razones, probablemente por la cualidad, calidad y cantidad de energía del mismo. produciendo interesantes combinaciones astrológicas en las personalidades humanas que nacen en las mismas casas.

A continuación, te mostramos las descripciones de las casas zodiacales y los signos que se encuentran en ellas:

Casa I
PERSONALIDAD Y ENTORNO INMEDIATO.
Influida por el ascendente, esta casa representa al sujeto tal como es en él mismo, frente a él  y para él mismo. Muestra la personalidad, las disposiciones naturales y las tendencias. Generalmente destaca la forma como la gente le ve a uno y cómo uno desea que los demás le vean, es decir, la imagen que los demás tienen de nosotros. Esta es la casa de los principios, la que explica nuestra manera de hacer frente a la vida, la primera infancia y el concepto que tenemos del mundo. Representa la niñez, el entorno próximo, el cuerpo físico y todo lo que constituye la trama de base de una existencia.
Signo solar afín: Aries, clave: la autoafirmación.
Elemento correspondiente: Fuego.
Parte del cuerpo: la cabeza.

Casa II
DINERO Y FINANZAS.
Esta es la Casa de los valores, tanto los morales como los materiales. Las posesiones y el dinero, las inversiones, las ganancias obtenidas por el propio esfuerzo están reseñadas en esta posición. Las finanzas y la libertad que dan las riquezas. Concierne también a todo lo que rodea materialmente al sujeto, lo que está en contacto con él y que puede ser percibido por los sentidos. Aquí también están representados los talentos innatos, los recursos personales a los que se puede echar mano.
Signo solar afín: Tauro, clave: la determinación.
Elemento correspondiente: Tierra.
Parte del cuerpo: el cerebelo, el cuello.

Casa III
COMUNICACIÓN  Y ESTUDIOS.
El mundo de los contactos inmediatos, relaciones con el prójimo, parientes en general, vecinos, colegas. Todas las relaciones establecidas por correspondencia, por teléfono e internet. Concierne también a los desplazamientos, viajes cortos y los transportes. Los razonamientos, la formación y los estudios con fines prácticos y los pensamientos inmediatos. Los intercambios con los otros, las conversaciones, las informaciones y la comunicación. No se refiere todavía al mundo afectivo sino al mundo inmediato. En la juventud, representa los estudios y la educación que se reciben para formar la personalidad.
Signo solar afín: Géminis, clave: la versatilidad.
Elemento correspondiente: Aire.
Parte del cuerpo: brazos, manos.

Casa IV
HOGAR Y HERENCIA.
 Es el hogar del origen. El hogar, los padres, la familia de la que se procede y el hogar en el sentido más emocional del término. También indica la herencia biológica, las raíces psicológicas que se establecen en la infancia. Los bienes inmuebles están regidos por esta casa, así como la vida privada. Es el hogar de origen pero también es el domicilio personal. Los bienes inmuebles están regidos por esta casa, así como la vida privada. Y también es una casa que se refiere a los últimos años de la vida, al fin de las cosas, a la fama después de la muerte y al lugar de entierro.
Signo solar afín: Cáncer, clave: la vida hogareña.
Elemento correspondiente: Agua.
Parte del cuerpo: el estómago.

Casa V
CREATIVIDAD Y LIBRE EXPRESION.
En la quinta casa está representada la creatividad en el amplio sentido de la palabra. Muestra los hijos, amores y amoríos; los placeres y diversiones de la vida, así como las vacaciones, las fiestas y los juegos. Incluye la actitud emocional y el amor que puede dar el sujeto. Es la casa del amor familiar y del embarazo. Las artes también están regidas por esta casa y ella rige todo lo producido en libertad y sin obstáculos. Indica originalidad, iniciativa y especulación financiera.
Signo solar afín: Leo, clave: la autoestima.
Elemento correspondiente: Fuego.
Parte del cuerpo: corazón, columna vertebral.

Casa VI
SALUD Y TRABAJO.
La casa sexta representa  el mundo doméstico, el trabajo, la salud, las costumbres y todo lo que por ser obligatorio causa un obstáculo a la libertad. Aquí se encuentra lo relativo al empleo, los empleados, inquilinos, sirvientes, animales, domésticos y seres que dependen de uno. Esta casa rige los servicios prestados a los demás y los servicios recibidos. Todos los asuntos rutinarios: la vestimenta, la higiene, el alimento, la buena salud y las enfermedades.
Signo solar afín: Virgo, clave: la discriminación.
Elemento correspondiente: Tierra.
Parte del cuerpo: el estómago y los intestinos.

Casas astrales de VII a XII: la persona en el mundo

Casa VII
RELACIONES Y MATRIMONIO.
Si la casa primera es fundamentalmente la del Yo, su opuesta, la séptima, es la casa del otro. El “otro” en tanto personas que se encuentran frente al sujeto y representan relaciones comprometidas como la cohabitación y las asociaciones. Concierne a las relaciones matrimoniales y de negocios, casamiento, divorcio, contratos, pleitos, convenios, pactos y tratos con el público. Indica la cooperación con otros o la falta de cooperación, además de aquello de lo que la persona carece en mayor grado.
Signo solar afín: Libra, clave: la relación con el otro.
Elemento correspondiente: Aire.
Parte del cuerpo: los riñones, los intestinos.

Casa VIII
SEXO Y REGENERACIÓN.
La casa octava concierte a todos los procesos de creación y destrucción. También muestra el apoyo que se recibe de otros, incluyendo el financiero, moral, espiritual y físico. Indica herencias, sociedades, testamentos, impuestos y seguros. La casa octava es también la casa del sexo mostrando la actitud que se tiene ante la sexualidad. Indica los procesos de generación y decadencia, muerte y renacimiento, tanto sean reales como simbólicos. La investigación, lo latente, lo oculto y las causas de la muerte también están regidos por esta casa.
Signo solar afín: Escorpio, clave: las fuerzas naturales.
Elemento correspondiente: Agua.
Parte del cuerpo: los órganos sexuales, el recto.

Casa IX
VIAJES Y MENTE SUPERIOR.
Esta casa muestra la mente superior, opuesta a la mente inmediata de la casa tercera. Concierne a la religión, las leyes, la ciencia, los ideales, la enseñanza superior, la filosofía, la psicología, el profundo estudio mental, los sueños y las visiones. Los viajes a larga distancia, el trato con los extranjeros, los grandes negocios con países lejanos están representados en esta casa. También indica las grandes lecciones que aprendemos durante la vida y las aspiraciones que nos impulsan.
Signo solar afín: Sagitario, clave: las aspiraciones superiores.
Elemento correspondiente: Fuego.
Parte del cuerpo: las caderas, los muslos.

Casa X
PROFESIÓN Y SITUACIÓN SOCIAL.
Esta casa está muy influida por el medio cielo. Muestra la profesión, la reputación y la posición en la comunidad. El estado social, la fama, las ambiciones y negocios son asuntos de la casa décima, así como la autoridad y los jefes en contraposición a los subordinados. Aquí están representados tanto la ascensión en la escala social como el padre y la religión en tanto que organización superior.
Signo solar afín: Capricornio, clave: posición y honores.
Elemento correspondiente: Tierra.
Parte del cuerpo: las rodillas.

Casa XI
AMISTAD Y ALTRUISMO.
Esta es la Casa de la amistad y las relaciones desinteresadas. En esta casa están representadas  la actitud hacia los amigos y conocidos. Todas las relaciones que no implican profundos lazos emotivos, los deseos y lo que se recibe están aquí reseñados. Esta casa muestra hijastros e hijos adoptivos, así como circunstancias sobre las que se tiene escaso control. Aquí se ven los intereses humanitarios, el modo como se considera a los demás, organizaciones pequeñas y grandes, clubes a los que se pertenece, organizaciones profesionales y caritativas.
Signo solar afín: Acuario, clave: altruismo, generosidad.
Elemento correspondiente: Aire.
Parte del cuerpo: los tobillos.

Casa XII
SECRETOS Y KARMA.
La casa número doce es la última de la rueda. Indica los finales, la forma en la que se  terminan las cosas y en la que se acaba la vida. Es la casa de la mente subconsciente, muestra fuerzas y debilidades ocultas o desconocidas, así como el dolor, el sufrimiento, las limitaciones, los secretos, los obstáculos, la reclusión, la frustración y las acciones ocultas. Indica lugares de encierro, cárceles, hospitales, instituciones mentales y otras restricciones. Es la casa de los enemigos secretos y los peligros que asechan. Muestra lo que ocultamos a los demás, las investigaciones, el karma y la compasión.
Signo solar afín: Piscis, clave: lo oculto y misterioso.
Elemento correspondiente: Agua.
Parte del cuerpo: los pies.

 

Twitter del autor: @adandeabajo