*

X

Después de un ritual electrónico en la selva, Comunité lanza nuevo EP

Arte

Por: pijamasurf - 04/07/2017

A contraflujo de la gran mayoría de los festivales en México, Comunité prioriza la calidad de la música, una selección de artistas emergentes, la relación con el espacio y la intención de crear momentos de comunión sin branding

Mientras que la mayoría de los festivales en México apuestan por headliners reconocidos, branding ubicuo y fórmulas de éxito, priorizando siempre lo económico, si bien permitiendo que el público se entretenga con algunas estrellas internacionales, lo que ha hecho en los últimos 2 años el festival Comunité es sumamente refrescante y alentador. Además de proponer un festival en el que se anteponen valores como la ecología, el vegetarianismo y la oportunidad para artistas emergentes latinoamericanos, Comunité ha lanzado también recientemente un nuevo EP que destaca a algunos de los productores latinoamericanos más relevantes. 

A diferencia de otros festivales, Comunité prefiere apostarle a su propia mística, a una curaduría sin concesiones del espacio y la música, aunque esto sea un riesgo para sus intereses económicos. No se invita a artistas que revientan taquillas; se traen artistas que probablemente no has escuchado (a menos que seas un conocedor de los distintos géneros de electrónica), los cuales mantienen una línea estilística que se ocupa de ofrecer música para bailar, música para viajar y ritmos para escuchar desde una sensibilidad transfigurada. Lo que se busca, evidentemente, es crear un momento de comunión entre la música y la gente y el espacio (en su última edición, la selva del Caribe mexicano). Es por esto y por toda una serie de intenciones, arreglos geométricos y demás preparativos mágicos que podemos decir que Comunité es un ritual electrónico en la selva, a la vieja usanza de los raves que empezaron a surgir a finales de los 90, cuando la escena era independiente y no estaba cooptada por el delirio de la usura y la masividad. En cierta forma, el espíritu es sencillo: hacer una buena fiesta, para disfrutar con los amigos, en la que uno puede encontrar música que renueva la imaginación. 

En el 2017, el festival se llevó a cabo en el cenote Dos Ojos, con un esfuerzo gigantesco para construir dos stages piramidales que evocaban a la Luna y al Sol, energías polares, uno más dedicado a los beats que acomodan la danza nocturna con toques disco y otro enfocado en la exploración psiconáutica. Un tercer stage albergó world music, sonidos más tropicales para el gozo, y estuvo encabezado por el cubano extraordinaire Dj Jigüe.

Una de las bandas más estimulantes entre la música experimental contemporánea, Ambiq, fue uno de los grandes atractivos, con su jazz lleno de aparatos y paisajes. Cerca de Ambiq, el live act de Kuniyuki fue una mimesis onírica de la selva. El dance floor fue llenado por Omar S en un live set con las sexys vocales de Nite Jewel. Italo Johnson, un oscuro colectivo de productores alemanes anónimos, se consagró tocando en el amanecer con un ácido minimal, diversión in extremis. Repitiendo por segunda ocasión, Lawrence y el equipo de Giegling tomaron el control de la mañana, recibiendo el sol y la lluvia con amagues chamánicos, juegos del más tranquilo de los éxtasis, música suave para los victoriosos: dub solar, house orgánico y hasta momentos de canciones de cuna para arrullar a los elementos. Además se presentaron, a lo largo de más de 18 horas de diversidad musical retacada de joyas: Thomas Melchior, Sonja Moonear, Kyle Hall, Margaret Dygas, Fumiya Tanaka, Julio Victoria, Fred P, Josep, Dengue Dengue Dengue (Live Act), Sakro, Koss (Live Act), Oly, Varhat, Klik & Freak by, Frikstailers (Live Act), Leo Leal, Comunite ss, Vera, Soul Of Hex (Live Act), Avalon Emerson, Pedro Salgado, Project Pablo (Live Act), Cooper Saver, Diego Andrés, Ion Ludwig, Olin y Dolan Bergin.

La calidad del festival está siendo notada por sitios especializados internacionales, por lo que el reto para Comunité será hacer el festival sustentable sin perder la pureza en la propuesta que lo caracteriza.

Celebrando este compromiso musical, Comunité ha lanzado recientemente su segundo EP con tracks de artistas mexicanos que cubren el amplio espectro de lo que está pasando en el país. Tenemos exponentes de la Ciudad de México, Tijuana, Monterrey y Chihuahua.

 

Tracklist

A1. Josep, "Timeless"

A2. Leo Leal, "Moldavita"

B1. Soul Of Hex, "Midgård"

B2. Pedro Salgado, "Krishna"

Vestirse con la memoria de los muertos: ‘Fantasmas del pasado’ (Olivier Assayas, 2016)

Arte

Por: Psicanzuelo - 04/07/2017

Con la elegancia que lo caracteriza, el director Olivier Assayas sigue explorando temas de rol dentro de las relaciones laborales, vinculados a las necesidades sexuales, en una cinta sorpresiva que cambia de tonos como una modelo cambia de ropa

Es interesante reflexionar sobre el trabajo de este excelente director que siguió los pasos de la nouvelle vague de antaño, escribir antes de dirigir, en la legendaria publicación francesa Cahiers du Cinéma, al igual que su compatriota y compañero de generación, el brillante Léos Carax, o que André Téchiné (los tres sofisticadamente talentosos). Hay desde directores fotógrafos (Jan de Bont), editores  (Hal Ashby), guionistas (Oliver Stone), directores que provienen del teatro (Sam Mendes), hasta montadores de escenas de acción con dobles como el reciente caso de Chad Stahelski (John Wick) después de encargarse de escenas espectaculares en la serie de Matrix (hermanas Wachowski), por ejemplo. Pero  es distinta la manera de dirigir de un crítico de cine; hay un desapego emocional total, un manejo de los arquetipos como si fuesen fuerzas que encarnan los actores, una fuerza literaria en el uso de la cámara pero sin ser subjetiva de personaje. En el caso de Olivier Assayas llama la atención su acercamiento a las actrices principales de sus proyectos y a esos personajes que articulan toda la trama de manera relevante, habiendo logrado tremendas colaboraciones con Maggie Cheung, Asia Argento, Connie Nielsen, Chloë Sevigny, Gina Gershon, Juliette Binoche, de manera extraordinaria. Las ha logrado exprimir de tal manera que resaltan sus interpretaciones frente a los trabajos previos de todas, sus personajes salpican una gama de emociones en pantalla que contrastan en sus matices siendo completamente expresivas. Hay un sentido de vacío en el interior de ellas, del que hablaba Bresson, que es manipulado por fuerzas cinematográficas con las que Assayas consigue abrir nuevas dimensiones que son cuartos divinos. Pero sucedió algo más cuando trabajó con Kristen Stewart, chispas brotaron del interior de la actriz, y llegó a opacar notablemente el trabajo de Juliette Binoche, que era protagonista de Las nubes de María (Assayas, 2014). El experimento de desasosiego continua entre director y actriz, el mismo Olivier Assayas confesó en una entrevista que no hubiera escrito el guión de Fantasmas del pasado si no hubiese conocido a Stewart. La muy reconocible actriz, sobre todo después de darle vida a Bella, el personaje principal de la saga Twilight (Hardwicke, Weitz, Slade, Condon), encarna una estilización de su personaje en Las nubes de María con problemas metafísicos, no sólo psicológicos; también asistente de una ególatra mujer, que en este caso no es actriz sino modelo.

Maureen Cartwright (Kristen Stewart) recorre París (a veces demás parte de Europa, ese continente-país-fuerza política-económica, así se ilustra como macrocosmos) para juntarle su ajuar a su jefa: la insoportable Kyra (Nora Von Waldstätten, a la que le dio el patatús cuando ella insolentemente llegó a usar algún cambio de ropa suyo. Su mayor deseo sigue siendo ponerse la ropa de su ama. De esta manera nuevamente Assayas explora ideas de amo-esclavo y lo relativo del sadomasoquismo social, como en Las nubes de María

Maureen tenía un gemelo que falleció recientemente. Hizo un trato con él antes de que ocurriera: el primero que muriera iba a contactar al otro; además, ella tiene ciertos talentos para comunicarse con los muertos que ya usaba anteriormente, es una médium. Aquí es donde la película se vuelve algo fuera de lo común afortunadamente, por medio de decisiones arriesgadas que recuerdan el trabajo temprano de Kiyoshi Kurosawa (Pulso, Alucinaciones del mal). Maureen hace invocaciones y aparecen fantasmas que no son su hermano, son los fantasmas que no la dejan seguir adelante en su camino personal, su vida parece estar congelada.

Los cambios tonales que tiene la cinta nunca parecen fuera del control en las manos del realizador que ejecuta magistralmente escenas graciosas que súbitamente evolucionan a escenas tensas, y más adelante se transforman en sensuales. Estamos a la espera de solucionar la secuencia que se abre adentrándose a lo sobrenatural, cuando el peligro aparece mucho más cerca y real, un asesino anda suelto y al mismo tiempo Maureen desarrolla una relación por medio de mensajes en su celular con algún desconocido que pudiera ser más bien alguien muy conocido. Secuencias camaleónicas brillantemente ejecutadas, porque nacen de la soledad de Maureen, de su proceso de lidiar con el dolor de la muerte de su hermano, es la misma muerte la que la enfrenta cerrándole el paso, y en esa batalla ella puede dejar ir finalmente, abrazando de nuevo su vida.     

 

Twitter del autor: @psicanzuelo