*

X

De cuando se creía que el LSD podía salvar al mundo: 'The Sunshine Makers'

Psiconáutica

Por: PijamaSurf - 05/02/2017

Un excelente documental para los amantes de la psicodelia

The Sunshine Makers (2015) es el tercer documental del joven realizador británico Cosmo Feilding-Mellen, y trata sobre la elaboración y distribución masiva de la mítica tableta de LSD Orange Sunshine en el ámbito contracultural de los años 60. Feilding-Mellen reconstruye, no sin talento y con devoción considerables, el tejemaneje entre tribus hippies, la paranoia policíaca, los mecenas de la psicodelia y una pareja de soñadores estrafalarios: Tim Scully y Nicholas Sand.

Scully, un ser extraño, maniático obsesivo de la organización (durante más de 30 años cenó alimentos sólo de color blanco y catalogaba con mórbido escrutinio su colección de libros de ciencia ficción), transformó sus afecciones autistas de la infancia en una carrera de físico-matemático marginal y se convirtió en el cerebro detrás de la elaboración del Orange Sunshine. Por su parte, Sand, originario de Brooklyn, experimentado yogui y empecinado nudista, fue el estratega y el negociador estrella del proyecto. Ambos quedarían entrelazados por una singular misión y por un millonario con marcadas inclinaciones psicotrópicas.

La singular misión no era otra que la revolución psicodélica y su consecuencia lógica de un cambio radical del mundo y de la percepción. A Scully no le interesaba el dinero que pudiera haber en juego; el origen, el motor y el destino siempre fueron para él el amor y la revelación. A Sand, sin embargo, no le molestó el hecho de tener jugosas ganancias por una labor espiritual y eminentemente altruista.

William “Billy” Hitchcock es el mecenas recreativo que los presentó y que solventó el establecimiento de un laboratorio primero en California y luego en Denver, Colorado. Billy Hitchcock también representa el puente que unirá a Sand y Scully con Timothy Leary y, más tarde, con la Hermandad del Amor Eterno, comunidad hippie que se convertiría en el centro de distribución del Orange Sunshine entre los adeptos, cada vez más fieles y numerosos, del LSD.

Sand y Scully creyeron, ingenua pero sinceramente (y al menos Sand todavía lo cree), que el LSD podía salvar al mundo. Pensaban que si todos y cada uno nos dábamos un buen viaje de ácido habría mucho menos posibilidades de que alguien quisiera hacer la guerra, tanto personalmente como a escala mundial. Buscaron activar el mundo y conectarlo con el universo psicodélico, algo que según sus predicciones debía ocurrir en unos 5 años o un poco más, como dice Sand en el film, a condición de llegar a las personas indicadas, liberando 4 millones de dosis en 1 mes.

Quizá el documental está demasiado impregnado del optimismo sesentero (no ahonda en los aspectos negativos del LSD ni en lo que un malviaje puede provocar en ciertas personas), pero es fiel en tanto que retrata la ferviente creencia de estos evangelistas del ácido lisérgico acerca de que la experimentación psicodélica podría salvar al mundo, una creencia ingenua que refleja el rechazo de una generación de jóvenes ante los mecanismos alienantes de una economía de guerra que echaba raíces en Vietnam. También se apega a ese espíritu de la época con transiciones narrativas ágiles, visualmente atractivas (hasta aquella de Scully practicando yoga, desnudo), y la banda sonora es un colorido viaje a las fértiles tierras de la nostalgia.

El destino de Sand y Scully pareciera no tan afortunado, pues ambos fueron perseguidos y arrestados por el Tío Sam; el primero pasó 15 años en la cárcel y el segundo sumó 20. The Sunshine Makers volvió a reunirlos y aún es visible el compañerismo entre ambos. Scully, un hombre de 70 años, flaco, sonriente y con sombrero; Sand, de la misma edad más o menos, corpulento y un poco descuidado, pero aún practicando yoga (desnudo, como siempre), mientras Scully cataloga sus libros, su comida enlatada y se divierte con extraños dispositivos electrónicos.

Un documental imperdible para que los amantes de la psicodelia conozcan un poco más de la historia de esta sustancia.

Te podría interesar:
El futuro de la salud mental podría encontrarse en terapias basadas en sustancias psicodélicas

En nuestros días los diagnósticos de trastornos del sueño en adultos y de déficit de atención en niños son cada vez más comunes, pues vivimos en un entorno lleno de estímulos: pantallas, imágenes, mensajes e interacción constante pero no necesariamente significativa.

Y más allá de si pertenecemos a la generación X, millennial o Z es un hecho que, como especie, estamos frente a un estilo de vida sin precedentes en el que no hay silencio ni calma porque debemos estar disponibles y conectados en todo momento, y aún no conocemos en toda su magnitud los efectos de esta nueva forma de vivir.

Por otra parte, estamos acostumbrados a la lógica de la medicina farmacológica que quiere solucionarlo todo instantáneamente y sin considerar al paciente como un ser complejo en el que se interrelacionan mente y cuerpo.

En nuestra sociedad está mal visto descansar, vacacionar, dormir más de 7 horas o comer bien y sin prisa. Pareciera que estos hábitos son permisibles sólo si son terapéuticos, si tienes receta médica o si forman parte de un tratamiento para la depresión o la colitis ulcerosa.

Sin embargo, hace algunas décadas, en pleno boom de los psicodélicos, se realizaron estudios científicos en prestigiosas universidades de Estados Unidos en los que se abordó de forma seria el uso de psicodélicos, no sólo como terapia sino como una forma de despertar la conciencia y abrir la percepción a cosas más significativas que nuestras compulsiones de la vida diaria. Afortunadamente, en la actualidad se han retomado estas investigaciones, después de una época de censura y desprestigio por parte de las autoridades y de las políticas públicas que dan prioridad, por ejemplo, a actividades bélicas.

Si bien se ha comprobado que la meditación modifica no sólo la percepción sino al cerebro mismo, los psicodélicos pueden ser un primer acercamiento terapéutico para quienes sienten ajenas otras alternativas. Cabe mencionar que para tomar una terapia de este tipo debe contarse con suficiente información, así como tener una actitud de apertura, cuidado y respeto.

 

Reconocimiento y control del ego

 

 

Tendemos a dar un alto valor a las apariencias, y por ello nuestro sentido de la autoestima depende del reconocimiento que recibimos de los demás. Si bien la necesidad de una verificación externa no es nueva, la cantidad de estímulos que nos impulsan a buscarla no tiene precedentes.

Los sitios como Facebook e Instagram exigen que parezcamos perfectos, y el aumento de sitios como LinkedIn implica que incluso nuestras vidas profesionales están ahí para que el mundo las juzgue. Es más fácil que nunca dejar de escucharnos a nosotros mismos al tratar de obtener la identidad que deseamos proyectar.

La terapia psicodélica puede ayudarnos a través de lo que comúnmente se conoce como "muerte del yo". La muerte del ego se describe de muchas maneras diferentes, pero esencialmente implica una disolución de la identidad que mantenemos diariamente. Aunque este estado puede ser alcanzado a través de la meditación y respiración holotrópica, se asocia comúnmente con el LSD, la psilocibina y el DMT.

Las sesiones de terapia centradas en la muerte del ego tienden a involucrar dosis más altas de psicodélicos, por lo que algunos pacientes pueden encontrarlas desafiantes, pero tal terapia ayuda a las personas a desarrollar no sólo una autoestima sana sino un mayor grado de empatía y comprensión por los demás.

 

Reducción de la ansiedad

 

 

La depresión y la ansiedad se han vuelto cada vez más frecuentes en los últimos años. Aunque algunas personas afirman que estas condiciones sólo se diagnostican más y las tasas en realidad no han aumentado, algunos expertos señalan que un estudiante promedio de secundaria experimenta el mismo nivel de ansiedad que los pacientes de salud mental en la década de 1950.

Esta ansiedad es razonable, pues se basa en las pocas expectativas de un buen trabajo, una difícil situación económica, la presión externa por tener éxito y la falsa necesidad de ser visto como alguien especial. Estas presiones externas, además de hábitos negativos como sueño reducido y un estilo de vida sedentario, crean un caldo de cultivo perfecto para la ansiedad.

Varios psicodélicos han demostrado ser útiles en el tratamiento de diversas formas de ansiedad. Actualmente se está experimentando con el MDMA en estudios prometedores en el tratamiento del trastorno de estrés postraumático, y tanto la psilocibina como el LSD han demostrado reducir la ansiedad en pacientes con enfermedades terminales. Independientemente de la forma específica de la ansiedad, los psicodélicos disminuyen el funcionamiento de la amígdala, donde se crean los sentimientos de miedo y ansiedad. Al mismo tiempo, estimulan la corteza prefrontal ventromedial, responsable de procesar el miedo y reducir el estrés. Cuando se combinan con la terapia, estas reacciones físicas a los psicodélicos pueden permitir a los individuos confrontar las fuentes de su ansiedad y, en última instancia, aprender a controlarla.

Si bien esto es muy prometedor, se necesitan más investigaciones sobre psicodélicos y ansiedad general con el fin de determinar los mejores métodos de tratamiento.


 

Control de las adicciones

 

 

En la actualidad tenemos una mayor susceptibilidad a las adicciones de comportamiento, incluyendo la adicción a los teléfonos inteligentes, las computadoras, las series de televisión y las compras. Y debido a nuestro impulso cultural hacia la “perfección”, es posible que abusemos de las sustancias que mejoran el rendimiento como los medicamentos recetados, la cafeína y la nicotina. Estas sustancias pueden conducir a un aumento de ansiedad y otros problemas personales.

Muchos tratamientos tradicionales para las adicciones se centran en atender los factores físicos de la dependencia y tratan los factores sociales y de comportamiento de forma secundaria. Mientras que algunos psicodélicos --como el kambo-- pueden tratar el aspecto físico mediante la limpieza del cuerpo de sustancias adictivas, la mayoría de los psicodélicos abordan las razones psicosociales detrás de la adicción; aunque muchas sustancias son eficaces en el tratamiento de adicciones físicas como el tabaquismo y el alcoholismo, los psicodélicos son la única opción médica actual que persigue el tratamiento de las adicciones no físicas, como la adicción a los medios de comunicación.

El tratamiento psicodélico tendría que ser combinado con otras formas tradicionales de terapia para ser eficaz en el combate a las adicciones no físicas; si la adicción es causada por la falta de auténtica conexión social y la presión para parecer perfecto, la terapia psicodélica puede ser la mejor opción para tratar estas adicciones desde sus raíces psicosociales.


 

Desarrollo de relaciones más fuertes

 

 

A menudo estamos atrapados en una extraña paradoja cuando se trata de relaciones interpersonales. Más que nunca, anhelamos la conexión social y valoramos a nuestra familia y amigos. Sin embargo, parece no haber tiempo suficiente para cultivar estas relaciones, a pesar de estar en contacto permanente con las personas a través de las redes sociales. Debido a esto, necesitamos concentrarnos en construir habilidades sociales saludables y desarrollar relaciones profundas y significativas.

Para las personas que luchan por hacer conexiones reales, la terapia con MDMA podría ayudar. El MDMA se ha discutido como una herramienta potencial para aumentar la eficacia de la terapia de pareja, ya que crea sentimientos prosociales, confianza y apertura en quienes la usan. Al mismo tiempo, podría ser útil para las personas que necesitan trabajar con problemas de ansiedad social o compenetración.

Si bien la terapia psicodélica no puede contener todas las respuestas para los problemas psicosociales, ciertamente puede influir positivamente en el estilo de vida.

Puedes encontrar orientación y apoyo con el personal de Psychedelic Times a través de sus procesos de integración psicodélica y recuperación.