*

X

¿Por qué Francia es el país más pesimista del mundo? (INFOGRAFÍA)

Sociedad

Por: pijamasurf - 05/30/2017

Francia aparece constantemente en el último lugar de los sondeos sobre actitudes hacia el futuro

Si les preguntáramos, ellos probablemente dirían que por realistas e incluso por su inteligencia. Los otros países son más naïve. En Francia el pesimismo es una especie de deporte nacional ligado a la crítica, al análisis más concienzudo y despiadado, a la racionalidad que destruye el optimismo (que a fin de cuentas es una forma de fe). Nadie como Voltaire para arrojar una mirada desangelada y llena de ingenio a la condición humana: "el optimismo es la locura de insistir en que todo está bien cuando somos miserables". El mundo es una tragedia, pronto moriremos y no hay solución, no hay dios, no hay trascendencia. Sólo tenemos esta existencia. Francia también produjo a Sartre, quien "hizo del ennui algo chic", y generó mayormente el posmodernismo, quizás la ideología dominante actualmente, una ideología en la que, en términos generales, se pone en duda la existencia de la verdad y la moral y se ve todo con ironía y escepticismo. El psicólogo canadiense Jordan B. Peterson no tiene clemencia con esta visión del mundo:

Los posmodernistas logran ser nihilistas y totalitarios al mismo tiempo, algo que ni siquiera Nietzsche había soñado pese a que tenía la más grande imaginación para la patología que jamás haya existido. Además combinan el nihilismo y el totalitarismo con los peores aspectos de la religión.

Evidentemente se puede diferir de lo que piensa Peterson del posmodernismo, pero el punto aquí es que Francia y sus intelectuales son el gran exponente del pesimismo, en gran parte por haber deconstruido las grandes narrativas y los grandes centros de significado. Algunos dirán que con razón. Nadie domina la razón como los franceses, pero, parafraseando a Pascal, la razón sin corazón no conduce a la felicidad y quizás eso sea un error del intelecto. Creer que tener razón es más importante que ser feliz o que encontrar significado y motivación para vivir bien es una trampa de la infatuación del propio intelecto. 

Todo esto a colación de una nota que publicada en The Economist en la que se sugiere que el éxito de la campaña de Macron en parte se debe a su entusiasmo y a su optimismo --remedios para combatir la morosidad francesa. Y los prospectos económicos lo celebran (aunque claro, esto parece ser también parte de la agenda neoliberal de The Economist, que se encarga de crear burbujas constantemente). Lo interesante de esto es, sin embargo, el contraste de la actitud positiva de Macron con el pesimismo francés, siendo que Francia invariablemente aparece en los últimos lugares y generalmente en el último en sondeos sobre los países que ven con menos optimismo el futuro (ver aquí o aquí).

Existen dos lecturas fundamentales de esto (los posmodernistas nos dirían que existen innumerables perspectivas, cada una remitiéndonos a otra, en una infinita cadena de referencias circulares). Por un lado, el pesimismo francés parece ser en parte reflejo de su inteligencia, de no ser engañados tan fácilmente por los políticos y demás, y también de su frío análisis de la condición humana (la vida como la vivimos es esencialmente trágica). Por otro lado, parecen ser esclavos de su propia inteligencia, ya que una cierta actitud positiva (no una mera actitud delusoria, sino una afirmación de lo "bueno") en términos pragmáticos es bastante útil para casi cualquier cosa que realizamos en la vida. ¿Puede un agnóstico tener fe? 

 

Te podría interesar:

5 lecciones de una mujer que abandonó la ciudad para convertirse en monja budista

Sociedad

Por: PijamaSurf - 05/30/2017

Ella “quería explorar más sobre lo que es el ser humano y este extraño sentimiento de amabilidad que se tiene hacia otra persona incluso en estas situaciones”

Emma Slade tenía todo lo que se podría desear de una vida en Londres. Se había graduado de una de las universidades más prestigiosas del mundo, se convirtió en la gerente de finanzas de una compañía con sedes en Hong Kong, Nueva York y Londres, y su vida rondaba realmente en la estabilidad y la comodidad. Hasta que un día, en su hotel de 4 estrellas en Yakarta (Indonesia), Slade abrió la puerta y se encontró a un hombre armado que la secuestró durante 3 horas. En ese momento, cuando creía que serían sus últimas horas de vida, algo en ella murió, aunque su cuerpo tuviera la misma vitalidad de siempre.

Durante los meses y años siguientes, Slade sufrió del trastorno de estrés postraumático (TEPT). ¿Cómo poder regresar a la cotidianidad si no se distingue la diferencia entre el pasado y el presente? Ella incluso dudaba en explicarles a su terapeuta y vínculos cercanos que no sentía enojo por su raptor, sino compasión y preocupación después de ver su cuerpo desnudo en un charco de sangre. Fue entonces que se dio cuenta de que era el momento de renacer de alguna manera. 

Comenzó un viaje espiritual, el cual la llevó a abandonar su ropa de marca y convertirse en una monja budista en Bután. Para ella, este evento crítico la llevó a tomar una vida diferente, “de lo contrario hubiera llegado a ser una banquera enormemente exitosa, articulada y bien vestida… Pero una vez que piensas en que vas a morir, empiezas a vivir una vida de manera diferente”. Estuvo en terapia y visitó el centro de rehabilitación para TEPT, viajó por el mundo durante unos cuantos años, descubrió el yoga, regresó al Reino Unido y pasó 3 meses en meditación intensiva hasta que sintió que estaba “completamente sana”. Pero algo había cambiado. Ella “quería explorar más sobre lo que es el ser humano y este extraño sentimiento de amabilidad que se tiene hacia otra persona incluso en estas situaciones”.

Abandonó Londres y decidió irse a Nepal. Ahí aprendió tibetano y fundó un espacio de caridad para niños discapacitados en Bután. Este cambio la hizo tomar conciencia de varios aspectos de su vida, y tras varios años de haber abandonado todo encontró cinco lecciones importantes para compartir: 

– No importa cuán drásticos sean los cambios profesionales, siempre las herramientas y el conocimiento adquirido a lo largo del tiempo pueden ser transferidos. 

Si en muchas ocasiones puede asumirse que el conocimiento de un mundo capitalista con enfoque financiero es inútil en las montañas tibetanas, la realidad es que la información que posee provee una mayor seguridad ante coacciones y abusos de otros. Además, gracias a su formación, Slade ha podido crear una fundación de caridad con un enfoque financiero y analítico. 

– El enfoque muchas veces se dirige hacia afuera y no hacia adentro. 

Cuando se trabaja en una ciudad, las preocupaciones se dirigen hacia cuánto dinero se está ganando, qué se puede comprar, cuán exitoso se es. Sin embargo, no existe un verdadero entendimiento del interior. Es como una especie de evación de lo interno, la cual bloquea el desarrollo de un bienestar que nace del interior. 

– El éxito no es una medida fiable de la felicidad. 

Durante los 8 años de su carrera de banquera, Slade llegó a considerar que el éxito profesional equivalía a la felicidad:

Quería ser exitosa y hacerlo bien, quería tener un buen puntaje y ganar bonuses y pensé que cuando eso sucediera sería feliz. Pensaba que una cosa llevaba a la otra y obviamente no encontré nada de eso durante tantos años.

– Las relaciones de pareja no son la garantía de la felicidad. 

Tras tomar los votos de celibato, Slade también aceptó que encontrar una pareja no sería la base de su futuro ni de su felicidad –algo que es muy común encontrar en el mundo occidental–:

La mayoría de las personas piensan que la felicidad está fuertemente relacionada con la idea de encontrar alguien a quien amar y pasar el resto de sus vidas con esa persona. Pero eso es muy occidental, y al decir esto considero que mi felicidad no se trata de encontrar a esa persona. Es un gran decreto, estar solo sin sexo, pues es creer que esa manera de vivir no es para mí y es una decisión muy grande.

– Un evento traumático no significa que la vida tiene un fin.

La experiencia en Yakarta hizo que Slade retomara un nuevo rumbo e inicio de su vida. De alguna manera, para ella, dejar morir su antiguo estilo de vida por un evento traumático hizo que renaciera una nueva forma de ser que la llevó a nuevas experiencias y aprendizajes. En sus palabras:

Irónicamente estoy muy agradecida de que el secuestro me sucediera, pues de otra forma seguiría adquiriendo ropa de marca y pasando mi tiempo en hoteles caros y viajes de trabajo. Eso nunca me hubiera convertido en la persona que soy ahora. Yo era como un niño confundido, que quería muchos juguetes.