*

X

¿Dónde vas a estar el 21 de agosto del 2017, el día del gran eclipse total de sol?

Ciencia

Por: pijamasurf - 06/15/2017

El 21 de agosto se producirá un eclipse total de sol en una franja de Estados Unidos, y un eclipse parcial podrá observarse en América del Norte y el norte de Sudamérica

Este 21 de agosto habrá un eclipse total de sol en Estados Unidos, el primero de esta magnitud en dicho país en más de 70 años. En 1972 ocurrió un eclipse total que pudo observarse en Canadá y en 1991 uno que pudo verse en su totalidad desde Baja California Sur hasta Panamá. En el 2024 sucederá otro eclipse total de sol, que entonces será visible en Texas y en ciertos estados del norte mexicano. 

Lee: Todo lo que necesitas saber para observar el eclipse de sol en México y Sudamérica

El eclipse de este 21 de agosto producirá una noche en el día de más de 2 minutos (2:41 en su punto máximo en Carbondale, Illinois) en un corredor que va de Oregon a Carolina del Sur, y causará un rápido descenso de la temperatura, en medio de una alteración general de la naturaleza. El Medio Oeste de Estados Unidos caerá en la oscuridad.

Un eclipse parcial cubriendo el camino de la penumbra lunar podrá observarse en todo América del Norte, en el norte de América del Sur, en partes de Europa y en África. En el norte de México se alcanzará a ver hasta un 60% de la totalidad del eclipse.

Tomando en cuenta lo especial de la fecha, una buena pregunta es dónde estarás este 21 de agosto y si te animarás a viajar a una zona donde se pueda ver el eclipse total, o al menos a un lugar cercano donde las condiciones atmosféricas sean más favorables.

Es importante recordar que mirar directo al Sol durante un eclipse parcial es peligroso y se recomienda utilizar lentes especiales. Ver de frente al Sol en un eclipse total evidentemente no tiene problemas, ya que el astro está oculto completamente por la Luna. Pero estos son apenas 2 minutos y en sólo algunas partes.

El cerebro humano opera hasta en 11 dimensiones, según nuevo descubrimiento

Ciencia

Por: pijamasurf - 06/15/2017

Estudio detecta estructuras multidimensionales en el cerebro humano, en un descubrimiento que podría ser revolucionario

El cerebro humano ha sido descrito como el sistema más complejo del universo por algunos científicos, y aunque no podemos estar seguros si esto es una visión antropomórfica de la realidad, lo cierto es que sigue sorprendiéndonos. Una nueva investigación se ha volado la barda en este sentido.

Un equipo de científicos liderados por Henry Markram ha descubierto que el cerebro opera hasta en 11 diferentes dimensiones, creando estructuras multidimensionales "que nunca habíamos imaginado".

El equipo de investigadores, que se encuentra estudiando el cerebro en el afán de replicar un cerebro funcional (el programa Blue Brain), utilizó un avanzado modelo matemático para develar la arquitectura oculta del cerebro, que se hace patente cuando se procesa información. Esto se conoce como topología algebraica, y es descrita como una combinación de un microscopio con un telescopio. "La topología algebraica es como un telescopio y un microscopio al mismo tiempo, puede ampliar las redes para encontrar estructuras ocultas --los árboles en el bosque-- y ver los espacios vacíos --los claros-- todo al mismo tiempo", dijo uno de los autores del estudio.

El equipo descubrió que el cerebro forma grupos de neuronas que llaman camarillas (cliques, en inglés). Dentro de estos grupos, cada neurona conecta con todas las demás y produce un objeto geométrico; entre mayor cantidad de neuronas, aumentan las dimensiones. Se llegaron a observar hasta 11 diferentes dimensiones, a las cuales han llamado cavidades; éstas son una especie de agujeros hiperdimensionales que emergen para procesar la información y luego desaparecen. Estas cavidades surgen como la geometría del procesamiento de información. Al visualizar esto, el equipo describe así lo observado:


Es como si el cerebro reaccionara a un estímulo construyendo y luego arrasando una torre de bloques multidimensionales, comenzando con barras (1D), luego tablas (2D), luego cubos (3D), y luego geometrías más complejas con 4D, 5D, etc. La progresión de la actividad a través del cerebro se asemeja a un castillo de arena multidimensional que se materializa fuera de la arena y luego se desintegra.
 

De acuerdo con Markram, esto podría explicar por qué el cerebro es tan difícil de entender: las matemáticas que usamos no pueden detectar estructuras multdimensionales.

Esto difícilmente podría sonar más como ciencia ficción. Pero aún hay más. Existen decenas de millones de estos objetos en sólo una pizca del cerebro, que llegan hasta siete dimensiones, y en casos menos frecuentes, estructuras que se elevan a 11 dimensiones. Así, para aquellos que están buscando otras dimensiones: que busquen dentro de sí mismos.