*

X
Los niños y los padres necesitan una nueva educación digital

La velocidad de adopción de la tecnología supera la velocidad de reflexión y, más aún, la capacidad de respuesta en términos de legislación y educación. Vivimos actualmente en una era que ha sido llamada la era de la distracción, debido a la constante estimulación de la tecnología digital. En una reciente entrevista el físico y maestro de meditación, Alan Wallace, señaló:

La atención en la esfera pública está en proceso de devolución. He visto los niveles de atención de la sociedad retroceder a lo largo de mi vida. La industria de la publicidad y del entretenimiento demandan la atención de la gente en espacios cada vez más cortos. 5 segundos aquí, 15 segundos allá, 20 allí. El entretenimiento se ha acelerado, la música se intensifica, te perfora el cerebro con la intensidad, y los videojuegos te aplastan el cerebro con estimulación.

Lesley Podesta, de la Alannah & Madeline Foundation, escribe en el Huffington Post sobre la importancia de entender que es necesario hacer una educación digital de la sociedad, teniendo en cuenta especialmente a los niños. Una de las habilidades universales que debemos desarrollar en nuestra era es "la capacidad de pensar más allá de la distracción de la tecnología y aprender a autocurar [la información] para maximizar oportunidades y reducir riesgos". En nuestra época nos acercamos a la distopía que advertía Aldous Huxley, ahogarnos en "un mar de irrelevancia", información insignificante, sin curaduría o contexto, que se va apoderando de nuestra atención y nuestra capacidad de pensar críticamente.

Podesta enfatiza que en nuestra era, como ocurría hace siglos, se ha vuelto a disolver la frontera entre la información a la cual tienen acceso los niños y los adultos. El problema ahora es que los adultos generan innumerable información basura que puede ser bastante dañina: pornografía, violencia, imágenes de crímenes, guerras, terrorismo, etc. Es por esto que, en la era digital, "los derechos de los niños a vivir libres de violencia y explotación requieren ser mejor pensados, mejor controlados y se necesita una mejor respuesta de la industria que permita una mejor regulación e incentive mayor inversión en alfabetismo digital". Y es que el espacio digital en el que se mueven no está libre de violencia y explotación y, sin la correcta guía, los niños pueden vivir experiencias en línea que violenten su crecimiento.

La clave esta en desarrollar este alfabetismo digital en los padres y en los hijos para que se construyan hábitos positivos de acceso a la información, para que los niños se vuelvan "capaces y compasivos en línea; aprendan a ir más allá de las distracciones y sepan cómo involucrarse y cómo evitar las distracciones de sus teléfonos". Este alfabetismo digital consiste tanto en la capacidad de buscar información relevante en línea como en la construcción de hábitos positivos que tengan que ver con evitar el uso excesivo de aparatos para el entretenimiento (restringir tiempo y horarios), así como también el desarrollo de la atención y la concentración con herramientas offline como la lectura o la meditación.

Estas son algunas de las imágenes que la NASA consiguiró durante 37 sobrevuelos de Juno, entre 10 mil y 4 mil 667 km sobre la capa nubosa durante 18 meses

Tras 5 años en el universo, la nave espacial de la NASA, Juno, ha recolectado valiosa información sobre Júpiter para así desentrañar los misterios del planeta más grande del sistema solar. Los primeros resultados, por ejemplo, mostraron que en Júpiter hay pistas del momento en que se inició el sistema en el que habitamos, pues posee sonidos provenientes del campo magnético que fungen como un “arco de choque” –o sonic boom

Ahora, con una imagen más completa del planeta, se sabe que Júpiter tiene un campo magnético casi dos veces más fuerte de lo esperado, ciclones que erupcionan y giran en torno a los polos del planeta, un núcleo más grande con metales pesados que se disuelven lentamente en una capa de hidrógeno metálico líquido, y unas poderosas auroras que brillan cerca de los polos y que se agitan entre tormentas y espirales de colores pastel. 

Para Candy Hansen del Instituto de Ciencias Planetarias, las columnas de gas que se encuentran en las profundidades del planeta “podrían estar creando sistemas meteorológicos, transformando las nubes del planeta” en hipnóticas figuras. 

Como resultado, estas son algunas de las imágenes que la NASA consiguiró durante 37 sobrevuelos de Juno, entre 10 mil y 4 mil 667 km sobre la capa nubosa, durante 18 meses: