*

X

La imperdible entrevista que le hizo un joven de 15 años a Borges

Arte

Por: pijamasurf - 06/15/2017

En 1982, Claudio Pérez Míguez recibió en su secundaria la tarea de entrevistar a alguien. Decidió, sin conocerlo, llamar a Borges

Cuando cursaba la escuela secundaria, Claudio Pérez Míguez recibió como asignatura en su clase de literatura hacer una entrevista. No sabemos lo que los otros niños eligieron, pero Claudio no fue en ninguna medida tímido. Decidió entrevistar a Borges. Buscó en la guía telefónica y encontró el nombre de la madre de Borges, quien ya había muerto. Ensayó el número, que aún recuerda de memoria, y llamó. Le contestó la ama de casa, Fanny Ubeda. Borges estaba de viaje. Claudio pensó en hacer la entrevista a otra persona, pero cuando quedaban 2 días para entregarla volvió a llamar. Volvió a contestar Fanny, pero esta vez directamente le paso el auricular a Borges. El mítico escritor escuchó la propuesta del chico y le dijo que viniera al siguiente día "a las 10 o 10 y media". Así de fácil. A veces lo extraordinario es mucho más sencillo de lo que creemos.

Pérez Míguez publicó esta entrevista, que había estado inédita, en el diario El País el año pasado. Puede leerse en su totalidad ahí. Aquí compartimos los pasajes más destacados:

 

¿A qué edad toma conciencia de su vocación literaria?

Yo no sé. No recuerdo una época sin leer ni escribir. Yo siempre estaba leyendo y escribiendo. Ahora, mi padre me dijo que sólo leyera lo que me interesaba, que no leyera un libro por el sentimiento del deber, porque era famoso. Que leyera sólo cuando me interesara, y que sólo escribiera cuanto tuviera una necesidad de hacerlo. Que escribiera mucho, que rompiera mucho y que no me apresurara a publicar, ya que publicar no es parte necesaria del destino de un escritor.

 

¿Cómo surgen sus obras? ¿Se sienta a escribir sistemáticamente o lo hace cuanto siente la necesidad?

Eso es muy complejo. Yo siento que hay algo que quiere que yo lo escriba, y yo trato de disuadirlo. Pero si hay un tema que vuelve, un argumento de un cuento o un poema que vuelve, entonces lo escribo. Me parece un error buscar temas, hay que dejar que los temas lo busquen y lo encuentren a uno. Si no, salen libros fabricados.

Creo que todo el mundo escribe así, aunque los periodistas, no, ellos buscan temas. Y, por ejemplo, un escritor que admiro mucho, Capdevila, escribió un libro sobre las 14 provincias argentinas, es muy raro que todas le interesaran, y menos que le interesaran favorablemente. Eso es ponerse a fabricar un libro. Yo por ejemplo he escrito un poema al agua, y no se me ocurrió escribirle al fuego, a la tierra y el aire. Sería una cosa mecánica. Escribí un poema al agua porque me interesaba. De modo que buscar temas es un error. Hay escritores que se proponen escribir sobre la vida de los campesinos de tal sitio, y así salen los libros.

 

¿Cuál de sus libros prefiere y por qué?

Bueno, la mayoría no me gusta. Me resigno a ellos. Aproveché las llamadas obras completas para omitir dos libros. Para mí, mi mejor libro es el que se titula El libro de arena. Es de fácil lectura, es un libro breve, no uso ninguna palabra que requiera el uso del diccionario. Es un libro de cuentos, y otro libro de cuentos que me gusta es El informe de BrodieEl libro de arena es el único del que estoy satisfecho. Tal vez el tiempo juzgue así también y borre los demás, que son realmente borrables borradores.

 

Pero hay mucha gente que admira toda su obra...

Sí, pero yo no me encuentro entre ellos. Eso es un error, y no sé si agradecerlo, porque no sé si hay que agradecer los errores.

 

¿Cómo se definiría a sí mismo?

Si yo tuviera que definirme diría un escritor, aunque tal vez sería mejor decir un lector, ya que yo creo ser mejor lector que escritor.

 

¿Cómo transcurre un día en la vida de Jorge Luis Borges?

Bueno, por la mañana si tengo suerte, vienen a verme periodistas de Quilmes. Pero generalmente mis días no son tan favorables, luego duermo una siesta y escribo algo.

 

¿Cree que los jóvenes deben interesarse por la política?

Yo no sé. A mí no me interesó nunca la política. Me interesa más la ética. Creo que si cada uno actúa éticamente eso puede tener un efecto político muy grande.

 

¿Qué forma de gobierno prefiere?

Yo querría un mínimo de gobierno, pero lamentablemente todavía los gobiernos, aun los gobiernos malos, son necesarios. Como la policía, que es evidentemente necesaria. Si fuéramos éticamente perfectos no serían necesarios los gobiernos, que son un peligro, sin duda. Pero yo no puedo opinar en materia política, soy un anarquista conservador. Mi padre era anarquista. Una vez fuimos a Montevideo y mi padre me dijo que me fijara en las banderas, en las aduanas, en los uniformes, en las iglesias, en las comisarías, porque todo eso iba a desaparecer. Nosotros, cuando fuimos a Europa, en el año 14, viajamos sin pasaporte. No había pasaporte, usted pasaba de un país a otro como de una habitación a otra. Luego vino la primera guerra mundial, la desconfianza, el espionaje, y ahora todo ha cambiado, no se puede dar un paso sin identificarse, es muy triste eso. Espero que en Quilmes estén mejor las cosas que en Buenos Aires...

¿Es la ola de Hokusai el origen del arte moderno?

Arte

Por: pijamasurf - 06/15/2017

Historiador sostiene que sin la famosa ola de Hokusai no tendríamos el arte moderno como lo conocemos

En el principio fue la ola. Una ola inmensa, azul y blanca, amenazante, ante un (en comparación) insignificante monte Fuji. La ola llegó al mundo en 1830-31: la xilografía fue titulada La gran ola de Kanagawa (Kanagawa es una prefectura japonesa). Como ninguna otra obra atribuida al camaleónico e hiperinfluyente artista japonés Hokusai (1760-1849), la ola se ha vuelto un icono mundial.

En la década de 1850 Japón suspendió sus políticas de aislamiento y Occidente empezó a conocer la cultura japonesa, por la cual se desarrollaría una fascinación en la a la que se describieron desde los pintores impresionistas hasta Steve Jobs. Particularmente, la obra de Hokusai sería decisiva en conformar una nueva visión en la pintura. La delineación del espacio con color y línea y no con perspectiva de un punto sería revolucionaria, según han notado numerosos historiadores del arte. En la Exposición Universal del Campo Marte del 1 de abril de 1867 se montó un pabellón japonés en el que se mostraron las impresiones sobre madera, ukiyo-e. Monet acabaría adquiriendo 250 impresiones, 32 de Hokusai (por cierto, el budismo zen también fue una influencia importante en Monet).

Jason Farago escribe en el sitio de la BBC: "sin Hokusai, tal vez no habríamos tenido el impresionismo --y el arte global que hoy damos por sentado sería muy distinto". El historiador Angus Lockyer sugiere que la gran ola de Hokusai causó el arte moderno, al hacer ver a los pintores europeos de una forma nueva. Hokusai cambió de nombre más de 30 veces, algo común entre los artistas japoneses y que sirve como marca de una nueva etapa, de una nueva visión, pero ciertamente no es usual con la frecuencia de Hokusai, quien mostró una incansable necesidad de ver el mundo de formas distintas. En el arte japonés, muy ligado a la espiritualidad, esta forma de ver está ligada a la correcta percepción de la realidad y de la esencia de la naturaleza (el artista logra captar las cosas como son y las hace aparecer en la obra). De acuerdo con el mismo Hokusai, fue en una etapa posterior a La gran ola que alcanzó esta visión de las formas verdaderas. Actualmente, una exposición en el British Museum revisa justamente esto: la obra de Hokusai mucho más allá de la ola. 

Lockyer mantiene que:

Manet, Van Gogh y el resto pudieron haber empezado la revolución en Francia, pero necesitaron de Hokusai para romper las convenciones estancadas del representacionalismo --para entender que uno podía hacer más con una superficie bidimensional que simplemente replicar el mundo tal como es.

Esto es lo que habría aportado la sensacional ola de Hokusai, al mismo tiempo un estudio minucioso de la realidad (Hokusai estudió extensamente la naturaleza que pintaba, incluyendo las olas, al igual que Turner) que una licencia artística. 

Tal vez las afirmaciones de estos críticos e historiadores son un poco hiperbólicas, pero de cualquier manera, ciertamente la obra de Hokusai merece incluirse con las grandes obras de arte del siglo XIX. Su influencia es enorme; se puede observar en museos, en grafitis en las calles y en el origen de esta misma página web en la que ahora lees sobre Hokusai, la cual en sus inicios incorporó la ola del japonés con un Fuji fractal como su imagen.