*

X

Psiquiatra intenta tratar su depresión fumando DMT diario, esto es lo que sucede

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 07/18/2017

El extraño caso de un psiquiatra que optó por el DMT para tratar una depresión que había resultado intratable por otros medios

Un reporte publicado en el Journal of Pyschoactive Drugs cuenta el caso clínico de un psiquiatra de 40 años que decidió automedicarse para tratar una depresión bipolar con DMT.

El psiquiatra, que ya no ejercía pero que documentó su tratamiento, describe haber sufrido de depresión la mayor parte de su vida y haber intentado tratarse con antidepresivos, antipsicóticos, terapia electroconvulsiva y ketamina (otra sustancia psicodélica utilizada actualmente con éxito para tratar la depresión). Ninguno de estos tratamientos funcionó, por lo que intentó usar DMT, que obtuvo de la deep web.

Al notar algunas mejoras, incrementó su dosis al añadir 60mg de fenelzina a su uso diario; esta sustancia es un inhibidor monoamino oxidasa que prolonga los efectos del DMT. El hombre consumía 1gr de DMT diario, una cantidad enorme de esta sustancia considerada uno de los psicodélicos más potentes del planeta, caracterizado por sus intensos visuales, algunos descritos como visiones de entidades alienígenas y complejos seres geométricos. Para dormir, el psiquiatra tomaba clonazepam.

Después de 6 meses el hombre suspendió su regimen con el DMT, ya que tuvo que viajar fuera de su estado y pensó que era mejor no llevar la sustancia, que es ilegal. 2 o 3 días después de descontinuar el DMT tuvo un brote psicótico y acabó en el hospital, luego de que hasta seis guardias lo tuvieron que detener y administrarle tranquilizantes. Los reportes señalan que estaba en un estado alucinatorio: creía que diversos demonios estaban devorando su alma y pidió un exorcista.

Los autores del reporte “A Physician’s Attempt to Self-Medicate Bipolar Depression with N,N-Dimethyltryptamine (DMT)" concluyeron: 

El caso remarca el hecho de que los pacientes con vulnerabilidades personales o con una historia familiar de psicosis, de manía no psicótica o con uso concomitante de fármacos deben evitar tomar alucinógenos. Adicionalmente, este paciente nos recuerda las consecuencias potenciales de la automedicación, especialmente entre los mismos médicos.

Evidentemente esto no significa que fumar DMT, una de las sustancias claves de la ayahuasca, producirá ataques psicóticos en todo tipo de individuos, pero ciertamente advierte que no debe combinarse con otros medicamentos y que no debe tomarse si un individuo se encuentra mentalmente inestable. Asimismo, resalta al menos que estas sustancias tan fuertes deben ser usadas con sumo cuidado e, idealmente, bajo la supervisión de personas calificadas.

 

Con información de Psy Post

De cuando se creía que el LSD podía salvar al mundo: 'The Sunshine Makers'

Psiconáutica

Por: PijamaSurf - 07/18/2017

Un excelente documental para los amantes de la psicodelia

The Sunshine Makers (2015) es el tercer documental del joven realizador británico Cosmo Feilding-Mellen, y trata sobre la elaboración y distribución masiva de la mítica tableta de LSD Orange Sunshine en el ámbito contracultural de los años 60. Feilding-Mellen reconstruye, no sin talento y con devoción considerables, el tejemaneje entre tribus hippies, la paranoia policíaca, los mecenas de la psicodelia y una pareja de soñadores estrafalarios: Tim Scully y Nicholas Sand.

Scully, un ser extraño, maniático obsesivo de la organización (durante más de 30 años cenó alimentos sólo de color blanco y catalogaba con mórbido escrutinio su colección de libros de ciencia ficción), transformó sus afecciones autistas de la infancia en una carrera de físico-matemático marginal y se convirtió en el cerebro detrás de la elaboración del Orange Sunshine. Por su parte, Sand, originario de Brooklyn, experimentado yogui y empecinado nudista, fue el estratega y el negociador estrella del proyecto. Ambos quedarían entrelazados por una singular misión y por un millonario con marcadas inclinaciones psicotrópicas.

La singular misión no era otra que la revolución psicodélica y su consecuencia lógica de un cambio radical del mundo y de la percepción. A Scully no le interesaba el dinero que pudiera haber en juego; el origen, el motor y el destino siempre fueron para él el amor y la revelación. A Sand, sin embargo, no le molestó el hecho de tener jugosas ganancias por una labor espiritual y eminentemente altruista.

William “Billy” Hitchcock es el mecenas recreativo que los presentó y que solventó el establecimiento de un laboratorio primero en California y luego en Denver, Colorado. Billy Hitchcock también representa el puente que unirá a Sand y Scully con Timothy Leary y, más tarde, con la Hermandad del Amor Eterno, comunidad hippie que se convertiría en el centro de distribución del Orange Sunshine entre los adeptos, cada vez más fieles y numerosos, del LSD.

Sand y Scully creyeron, ingenua pero sinceramente (y al menos Sand todavía lo cree), que el LSD podía salvar al mundo. Pensaban que si todos y cada uno nos dábamos un buen viaje de ácido habría mucho menos posibilidades de que alguien quisiera hacer la guerra, tanto personalmente como a escala mundial. Buscaron activar el mundo y conectarlo con el universo psicodélico, algo que según sus predicciones debía ocurrir en unos 5 años o un poco más, como dice Sand en el film, a condición de llegar a las personas indicadas, liberando 4 millones de dosis en 1 mes.

Quizá el documental está demasiado impregnado del optimismo sesentero (no ahonda en los aspectos negativos del LSD ni en lo que un malviaje puede provocar en ciertas personas), pero es fiel en tanto que retrata la ferviente creencia de estos evangelistas del ácido lisérgico acerca de que la experimentación psicodélica podría salvar al mundo, una creencia ingenua que refleja el rechazo de una generación de jóvenes ante los mecanismos alienantes de una economía de guerra que echaba raíces en Vietnam. También se apega a ese espíritu de la época con transiciones narrativas ágiles, visualmente atractivas (hasta aquella de Scully practicando yoga, desnudo), y la banda sonora es un colorido viaje a las fértiles tierras de la nostalgia.

El destino de Sand y Scully pareciera no tan afortunado, pues ambos fueron perseguidos y arrestados por el Tío Sam; el primero pasó 15 años en la cárcel y el segundo sumó 20. The Sunshine Makers volvió a reunirlos y aún es visible el compañerismo entre ambos. Scully, un hombre de 70 años, flaco, sonriente y con sombrero; Sand, de la misma edad más o menos, corpulento y un poco descuidado, pero aún practicando yoga (desnudo, como siempre), mientras Scully cataloga sus libros, su comida enlatada y se divierte con extraños dispositivos electrónicos.

Un documental imperdible para que los amantes de la psicodelia conozcan un poco más de la historia de esta sustancia.