*

X

En Estados Unidos la marihuana se ha convertido en un importante motor económico

AlterCultura

Por: pijamaSurf - 09/30/2017

A partir de la legalización de la marihuana, EEUU ha comprobado cómo esto detonó diversas economías

En Estados Unidos se sigue arrestando a más consumidores de marihuana que a la suma de asesinos, asaltantes y violadores. Esto a pesar de que, tras la legalización de la marihuana en varios estados del país (tanto para fines medicinales como para, en algunos casos, también recreativos), los resultados son bastante alentadores. No sólo la gente consume menos antidepresivos y fármacos similares; también se han reducido los indices de violencia y, sobre todo, se han detonado economías cada vez más importantes que, además de otros beneficios, reportan grandes beneficios fiscales a los gobiernos locales y federales.

 

Impuestos 

Para demostrar lo anterior basta revisar algunas de las cifras que compiló Alternet. En el caso de Washington, los negocios relacionados a la marihuana legal reportaron más de 220 millones de dólares en impuestos tan sólo durante el primer año, mientras que Oregón recaudó casi 50 mdd –por cierto, más del doble de lo que se contempló en un principio. 

 

Empleo

hasta hoy se registran casi 150 mil empleos, y algunos bastante bien pagados, dentro de la industria cannábica. Además, el aumento de plazas está creciendo en un 22% anual, lo que supone que en unos pocos años esta se habrá consolidado como una verdadera fuerza laboral. 

 

Turismo

En el caso, por ejemplo, de Colorado, luego de la legalización de la marihuana se reportó un récord anual histórico de visitantes, que aportaron una derrama de 19 mil mdd. Obviamente muchos llegaron al lugar sin tener algo que ver con la legalización, pero incluso la administración local de turismo advirtió que el nuevo turismo canábico representó un complemento importante. 

 

Otros

Existen otros beneficios correlacionados, entre ellos un ahorro significativo en el sistema penitenciario al dejar de alojar y mantener a miles de personas arrestadas por temas relacionados con la marihuana, o un incremento de la plusvalía de los inmuebles ubicados alrededor de los dispensarios e, incluso, de las granjas de cultivo.

Quien tiene un porqué encuentra un cómo (una reflexión sobre una frase de Nietzsche)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 09/30/2017

Tener un sentido o propósito hace que el ser humano logre cosas increíbles

Los aforismos de Nietzsche que comprenden una sección de El ocaso de los ídolos son algunas de las sentencias breves más citadas aún hoy en día. Ahí encontramos la famosa frase de que "Todo lo que no me mata, me hace más fuerte", y muchas otras joyas de la vehemencia brillante de Nietzsche que actualmente son parte de la conciencia popular. En este caso, la frase que nos interesa es la que aparece en la sentencia 12; una traducción un tanto literal de ella es la siguiente: "Si tenemos nuestro propio porqué en la vida, podemos soportar casi cualquier cómo. El hombre no busca el placer; sólo el hombre inglés lo hace". Lo que ha pasado a la historia es la primera parte de la frase (no la crítica a la frivolidad inglesa). En cierta medida, esta frase ha sido popularizada porque es citada por el doctor Viktor Frankl en su libro El hombre en búsqueda de sentido, en el cual plantea que las personas que tienen un propósito o una vida con significado logran superar adversidades con mayor éxito, incluso, por ejemplo, las condiciones atroces de un campo de concentración. Frankl escribe:

Las palabras de Nietzsche: "Quien tiene algo por qué vivir, es capaz de soportar cualquier cómo" pudieran ser la motivación que guía todas las acciones psicoterapéuticas y psicohigiénicas con respecto a los prisioneros. Siempre que se presentaba la oportunidad, era preciso inculcarles un porqué —una meta— de su vivir, a fin de endurecerles para soportar el terrible cómo de su existencia. Desgraciado de aquel que no viera ningún sentido en su vida, ninguna meta, ninguna intencionalidad y, por tanto, ninguna finalidad en vivirla, ése estaba perdido. 

La cita que hace Frankl no es exacta, y ha provocado que la frase sea comúnmente citada en su versión simplificada, lista para las redes sociales, como "Quien tiene un porqué [para vivir] encuentra un cómo". Aunque la cita no es precisa, de todas formas parece capturar el espíritu de la frase de Nietzsche, que parece ser una crítica a una vida superficial hedonista y una afirmación de encontrar el propio sentido de la vida -afirmando la propia voluntad. De cualquier manera, nos habla de la importancia de encontrar sentido o significado y de los beneficios que esto otorga. Cuando alguien tiene un propósito, encuentra un sentido para su existencia y la vida misma se le presenta con significado; esto instaura una motivación que es una voluntad, un poder que puede llegar a sorprendernos, tanto por la resiliencia del ser humano como por su capacidad de transformar el mundo en el que se encuentra embebido, afirmando esta voluntad personal que se alimenta, como si fuera un fuego, de la leña del sentido, del porqué. Frankl añade:

Y yo me atrevería a decir que no hay nada en el mundo capaz de ayudarnos a sobrevivir, aun en las peores condiciones, como el hecho de saber que la vida tiene un sentido. Hay mucha sabiduría en Nietzsche cuando dice: "Quien tiene un porqué para vivir puede soportar casi cualquier cómo". Yo veo en estas palabras un motor que es válido para cualquier psicoterapia. Los campos de concentración nazis fueron testigos (y ello fue confirmado más tarde por los psiquiatras norteamericanos tanto en Japón como en Corea) de que los más aptos para la supervivencia eran aquellos que sabían que les esperaba una tarea por realizar. 

Es vital para el ser humano creer que su existencia tiene sentido, que no marcha hacia la nada y que su vida importa, que tiene posibilidad de ayudar o afectar a otras personas, que sus actos tienen consecuencias siempre. De lo contrario, cae en un profundo desánimo y en una irresponsabilidad abismal. El ser humano necesita sentirse útil; generalmente, de una manera muy tangible y directa. Son pocos los hombres que pueden actuar teniendo en mente como motor a la humanidad o a algún ente abstracto; usualmente son las relaciones cercanas, el sufrimiento de los demás y el amor de los amigos y familiares lo que llaman a la acción y sostienen el ánimo. En algunos casos, grandes artistas logran encontrar un sentido en la soledad, pero su soledad no es tal, ya que logran unirse con la naturaleza misma o con el alma del mundo o con alguna fuerza numinosa a través de su arte. Este sentido también es provisto en ocasiones por la religión; particularmente, el aspecto devocional reemplaza la comunidad humana mediante la comunión divina -los místicos hablan de Dios y del alma como amantes. De cualquier manera, es siempre entenderse como parte de un tejido, de una unidad o de una causa o fuerza superior lo que permite acciones que llegan a trascender lo que una persona se creía capaz de hacer. Es el sentido y el significado lo que inspira las grandes acciones, lo genial y lo heroico; grande es aquel que no depende de las contingencias o de las eventualidades para encontrar sentido y propósito.