*

X

Los cuervos poseen una inteligencia semejante a la de un niño de 4 años

Ecosistemas

Por: PijamaSurf - 09/01/2017

“Su habilidad de flexibilizar el plan, posponiendo una gratificación instantánea a nivel sensorial, es la esencia del ser humano y es crucial para la vida diaria de la sociedad”

El cuervo es un animal que posee la popularidad de inteligente, sabio e incluso capaz de llevar a la locura. De acuerdo con un estudio publicado en Science, esta ave goza de una serie de habilidades comparables con las de un niño de 4 años de edad.

Gracias a una serie de observaciones realizadas por investigadores de la Universidad de Lund en Suecia, se sabe que los cuervos tienen habilidades de planificación y autocontrol para recibir una mejor y mayor recompensa: estos pájaros suelen esconder sus alimentos para consumirlos después y usan herramientas como medio de trueque con humanos para recibir futuras recompensas, entre otros. Esto sugiere que los cuervos pueden “tomar decisiones para un futuro más allá de su contexto sensorial del momento”; es decir, planifican a futuro en general para prevenir posibles catástrofes.

En palabras de los investigadores, los cuervos “tienen un mejor desempeño que los orangutanes, bonobos y particularmente los chimpancés”. Además se ha comparado su conducta con la de un niño humano de 4 años, pues “su habilidad de flexibilizar el plan, posponiendo una gratificación instantánea a nivel sensorial, es la esencia del ser humano y es crucial para la vida diaria de la sociedad”. Es decir que su dosificación de comida es “una sugerencia a un reflejo adaptativo muy específico”, pues no se trata sólo de la manera en que “esconden comida, usan herramientas ni hacer trueques, en un período superior a las 17 horas, sino que ejercen el autocontrol y consideran una distancia temporal para eventos futuros”. De alguna manera, los científicos consideran que su desempeño cognitivo es semejante al de los simios, lo cual “sugiere que la capacidad para planificar evolucionó independientemente en los cuervos, a partir de lo cual se vislumbran nuevos caminos en el estudio de la evolución cognitiva”.

Timidez botánica: el singular fenómeno por el que las copas de los árboles nunca se tocan (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 09/01/2017

Un maravilloso ejemplo de equilibrio y sabiduría natural ocurre en las copas de ciertas especies de árboles

Quizá algún día, paseando por algún bosque o algún jardín, miraste hacia el cielo y te encontraste con un panorama muy especial: ahí arriba, las ramas y las hojas de los árboles habían crecido pero sin cubrirlo todo, como si se tratase de un techo fragmentado, con la luz colándose entre esas grietas como dejadas al azar, o con cierto propósito secreto, apenas intuido.

Por muchos años, científicos de diversas disciplinas se han preguntado por las razones de este fenómeno conocido como “timidez entre árboles” (designación no exenta de poesía, vale la pena señalar). Por algún motivo, en ciertas especies de árboles las copas crecen sin nunca tocarse, con lo cual se forma un dosel con brechas. Se sabe que esta timidez ocurre entre los eucaliptos, la conífera Pícea de Sitka (natural de Sitka, Alaska) y el alerce del Japón, entre otras especies, tanto entre sí como en combinación con otros árboles.

Al menos desde principios del siglo XX, se ha intentado explicar esta situación. Se ha dicho, por ejemplo, que esas grietas son el resultado de una “poda recíproca” entre los arboles, particularmente en zonas de vientos fuertes; también se cree que las grietas entre las copas permiten el paso de luz necesaria para otras plantas que crecen al pie de los árboles. Hasta ahora, la explicación más convincente es que las fragmentaciones en el dosel natural que forman las copas previenen la proliferación de ciertas especies de insectos nocivas para los árboles.

Sea como fuere, estéticamente se trata de un fenómeno muy admirable, sobre todo tomando en cuenta que su formación es del todo natural, o como si existiese una dirección artística en la improbabilidad propia de la creación del mundo.