*

X

Estudio científico concluye que el universo no debería existir

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/01/2017

El estudio más preciso, hasta la fecha, de las propiedades de la antimateria, concluye que el universo es científicamente inexplicable. Debió de haberse destruido en su misma gestación

La presencia de la antimateria en el universo genera una serie de complicaciones teóricas para los físicos. Uno de los grandes misterios de la física moderna es por qué la antimateria no destruyó el universo al principio del tiempo. La antimateria y la materia -al ser idénticas, pero de una carga distinta- se destruyen entre sí cuando entran en contacto, produciendo una explosión que es considerada la reacción más eficiente observada en el universo -y la inspiración de mucha tecnología en la ciencia ficción. Sin embargo, para explicar la evolución del universo los físicos han teorizado que debe de haber una diferencia entre la materia y la antimateria, más allá de la carga eléctrica. 

Pero aunque esta diferencia debe de estar en alguna parte, los físicos no la han podido encontrar. Algunos creían que la diferencia podía estar en el magnetismo de las partículas de antimateria, de un antiprotón, pero una reciente estudio, el más preciso de la historia, notó que el momento magnético de la antimateria es exactamente igual al de la materia.

Christian Smorra, del laboratorio europeo CERN, apunta a la perplejidad de la ciencia ante esto: "Todas nuestras observaciones muestran una completa simetría entre la materia y la antimateria, por lo cual el universo no debería existir. Una asimetría podría existir en alguna parte, pero simplemente no entendemos dónde está la diferencia". El modelo estándar predice que el Big Bang debió de haber generado igual cantidad de antimateria que materia, con la importante particularidad de una diferencia fundamental en la antimateria, que habría permitido que la materia predominara después de los instantes iniciales del universo. 

Anteriormente los científicos han medido la masa, la carga eléctrica y han comparado, entre otras cosas, un átomo de antihidrógeno con uno de hidrógeno. La siguiente prueba en este intento de encontrar una diferencia -y salvar la razón de la existencia del universo- será realizada en el CERN, donde se medirá la gravedad de la antimateria y si ésta "cae hacia arriba". Los científicos seguirán esforzándose hasta finalmente encontrar una explicación satisfactoria. Y si no lo logran, quizás habría que empezar a considerar la posibilidad de que en realidad no existimos.

Electricidad hecha a partir de lágrimas, saliva y mucosidad humanas

Ciencia

Por: PijamaSurf - 11/01/2017

Estas secreciones humanas son capaces de producir electricidad gracias a la proteína lisozima, la cual puede tener reacciones eléctricas cuando se encuentra bajo presión

Las lágrimas, el sudor y la saliva son fluidos que tienen una función en el cuerpo humano. Por ejemplo, las primeras fungen como regulador psíquico o protector de contaminantes; el segundo, como regulador de la temperatura corporal; la tercera, como protector de objetos y contaminantes en la zona bucal. Sin embargo, muy poco se sabía acerca de la propiedad de producir electricidad de estos tres fluidos.

Según las investigadoras físicas Aimee Stapleton y Tofail Syed, de la Universidad de Limerick en Irlanda, estas secreciones humanas son capaces de producir electricidad gracias a la proteína lisozima, la cual puede tener reacciones eléctricas cuando se encuentra bajo presión. Se trata de una enzima que ayuda a romper las paredes bacteriológicas de las células, pero en condiciones con la suficiente manipulación ambiental, es capaz de producir una carga eléctrica. Es decir, al aplicar un poco de presión en cristales de lisozima, se genera la piezoelectricidad –una carga eléctrica que se acumula como reacción de un estrés mecánico.

En palabras de Stapleton:

Pese a que la piezoelectricidad es usada regularmente, se desconoce realmente cómo esta proteína en particular es capaz de generar electricidad. Dado que es materia biológica, no es tóxica y por lo tanto puede usarse de múltiples formas innovadoras, tales como capas electroactivas antimicrobios para implantes médicos.

La novedad de este tipo de electricidad, con base en los cristales lisozimas, es que provienen de la naturaleza misma y por lo tanto es energía ecológica –a diferencia de la energía derivada de los cuarzos. Por esa razón, esta nueva perspectiva permite comprender la existencia del ser humano de manera orgánica mediante unas estructuras jerárquicas complejas como pieles, células y polipéptidos.

Por supuesto, mencionan las investigadoras, se requiere una mayor investigador al respecto; sin embargo, se pretende desarrollar una nueva era de electrónicos flexibles y ecológicos, así como nuevos tipos de implantes que liberen medicamentos en el cuerpo desde el interior de la piel.