*

X

El simplemente genial discurso de Jim Carrey para la ceremonia de graduación de una universidad (VIDEO SUBTITULADO)

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/18/2018

Uno de los discursos para una ceremonia de graduación más geniales jamás dichos. Carrey combina el humor con un profundo entendimiento espiritual

Jim Carrey ha sufrido una de las transformaciones de conciencia más visibles en los últimos tiempos. Siendo una de los actores de Hollywood más reconocidos, en los últimos años ha vivido una cierta forma de crisis catártica espiritual que algunos ven como una especie de despertar o iluminación y otros como un delirio en el que lo cómico se ha convertido en algo político, política espiritual, basada en ideas orientales, como el advaita vedanta. De cualquier manera Carrey sigue siendo un tipo brillante, probablemente más que antes, con ideas más interesantes y sin duda es un excelente orador, ideal para hablarle a los estudiantes que se graduaban en la Universidad de Maharishi, una universidad basada en las enseñanzas del famoso maestro espiritual indio Maharishi. El discurso, además de inspirador, es cómicamente genial. El video cuenta con subtítulos en español en la función closed caption.

Algunos fragmentos notables:

No puedo ser contenido porque yo soy el contenedor... Solía creer que lo que yo era terminaba en el borde mi piel, que me habían dado este pequeño vehículo llamado cuerpo con el cual explicar la creación, y aunque no podía haber pedido un mejor modelo, a fin de cuentas era uno prestado y debía ser regresado. Pero luego aprendí que todo lo que estaba afuera del vehículo también era parte de mí, y ahora conduzco un convertible...

El miedo va a tener un papel en tu vida, pero te toca a ti decidir cuánto. Puedes pasar toda tu vida imaginando fantasmas, preocupándote sobre el sendero que te lleva hacia el futuro, pero todo lo que jamás será es lo que ya está pasando aquí, y las decisiones que hacemos en este momento, que están basadas en miedo o amor.

Así que muchos de nosotros elegimos nuestro sendero disfrazando el miedo de pragmatismo. Lo que queremos realmente nos parece imposible y remoto y nos parece ridículo esperar lograrlo, así que nunca se lo pedimos al universo. Lo estoy diciendo, yo soy la prueba de que puedes pedírselo al universo -¡por favor!-. Y si no ocurre prontamente, es sólo porque el universo está ocupado entregando mi pedido. ¡Es un pedido tamaño fiesta!...

Pueden unirse al juego, pelear las guerras, jugar con las formas todo lo que quieran, pero para encontrar paz verdadera deben quitarse la armadura. Su necesidad de ser aceptados puede hacerlos invisibles en este mundo. No dejen que nada se interponga en el camino de la luz que brilla a través de esta forma. Arriesguen ser vistos en toda su gloria...

La pintura es una de las formas con las que me trato de liberar de las preocupaciones, una forma de detener el mundo a través de un involucramiento mental, físico y espiritual total. Pero incluso con esto viene una sensación de divina insatisfacción. Porque al final no somos los avatares que creamos. No somos las imágenes en la película. Somos la luz que brilla a través. Todo lo demás es sólo una cortina de humo. Una distracción, pero no realmente valiosa.   

Muchas veces he dicho que me gustaría que las personas lograran sus sueños de riqueza y fama para que se pudieran dar cuenta de que no es allí donde se encuentra la sensación de completud. Como muchos de ustedes, yo estaba interesado en ir al mundo y hacer algo más grande que yo, hasta que algo más grande que yo me hizo darme cuenta de que no hay nada más grande que mi ser. Mi alma no está confinada a los límites de mi cuerpo. Mi cuerpo está confinado dentro de lo ilimitado de mi alma -un único campo de nada que baila sin razón particular, excepto tal vez para entretenerse a sí mismo-. Cuando ese cambio te empiece a suceder, no estarás sintiendo el mundo, el mundo sentirá a través de ti -serás abrazado por él-. Ahora siempre estoy en el principio. Tengo un botón de reinicio llamado presencia y navego ese botón constantemente.

Esta es la voz del ego. Si la escuchas, siempre habrá alguien que parece estar haciendo las cosas mejor que tú. No importa lo que ganes, el ego no te dejará descansar. Te dirá que no puedes descansar hasta que dejes una marca indeleble en el planeta, hasta que logres la inmortalidad. Cuán engañoso es el ego que nos tienta con la promesa de algo que ya poseemos.

Se trata de sólo dejar que el universo sepa lo que quieres y trabajar para ello a la vez que dejas ir el cómo es que podría llegar a suceder. Tú trabajo no se trata de saber cómo es que va suceder eso para ti, sino simplemente abrir la puerta en tu cabeza y cuando las puertas se abren en la vida real, sólo caminar a través de ellas. No te preocupes si pierdes la señal. Siempre habrá puertas abriéndose. Siempre están abiertas. 

Y ya que estamos aquí, por qué no tomamos un riesgo en la fe...

Subastan borradores de la teoría de la felicidad según Albert Einstein

AlterCultura

Por: pijamasurf - 01/18/2018

En las notas se puede leer textualmente: “Una vida tranquila y modesta trae más felicidad que una búsqueda constante de éxito, unida a una agitación constante”. Así como, “Donde hay voluntad, hay un camino”

Se dice que si la nariz de Cleopatra hubiese sido más grande, la historia de la humanidad no sería lo que actualmente es. Esto significa entonces que la sola presencia de un detalle es capaz de alterar el flujo de los eventos, así como su propia interpretación a lo largo de los años. Pero, ¿y si ese pequeño gesto se tratara de unas viejas notas y una receta sobre cómo ser feliz del mismo científico Albert Einstein?

Hace unos meses se descubrieron unas notas que el físico alemán escribió y entregó a un mensajero en Tokio como parte de su propina. De acuerdo con el pariente del fallecido mensajero, en 1922 este último entró al hotel en donde se alojaba Einstein, el Hotel Imperial en Japón, y en vez de recibir una propina monetaria el alemán le escribió ahí mismo dos notas, a mano y en alemán. Actualmente no se sabe si el mensajero, como era la costumbre local, se negó a recibir propina o si el alemán no llevaba dinero suelto encima. Para esas fechas, el físico se encontraba en la mencionada ciudad japonesa para impartir una serie de conferencias después de haber recibido el Premio Nobel. Y fue ahí que le dijo al mensajero: “Quizá, si tienes suerte, estas notas se transformarán en algo mucho más valioso que una propina normal y corriente”.

Actualmente las notas ya se subastaron en la casa Winner, en Jerusalén, junto con una serie de objetos relacionados con el físico alemán.

En las notas se puede leer textualmente: “Una vida tranquila y modesta trae más felicidad que una búsqueda constante de éxito, unida a una agitación constante”. Así como, “Donde hay voluntad, hay un camino”.

Si bien, como dice Toni Grosz, el mayor coleccionista sobre Einstein que existe, no son notas con rigor científico, “arrojan luz sobre la forma de pensar del genial físico, cuyo nombre hoy se asocia directamente a la palabra ‘genio’”. La intención de Grosz, del Hebrew Museum en Jerusalén, es “pintar el retrato de Einstein. Del hombre, del científico, de su influencia en el mundo, a través de sus pensamientos. Estos mensajes son otra pequeña piedra en el mosaico”. Entre estas indagaciones, se ha ido descubriendo que Einstein solía tener una premisa de vida basada en la tranquilidad, la curiosidad y el trabajo arduo. Incluso, en más de una ocasión, sentenció su desapego a “las pasiones mortales”, su mentalidad abierta y pensamientos más íntimos; te compartimos algunos ejemplos de sus frases:

–Si A es el éxito en la vida, entonces A= x+y+z. El trabajo es la x, el juego la y, y z es mantener la boca cerrada. (1929)

–No tengo ningún talento especial. Sólo soy apasionadamente curioso. (1952)

–No te preocupes por las calificaciones. Asegúrate de tener las tareas al día y que no tengas que repetir curso. No es necesario tener buenas calificaciones en todo. (1916)

–Una hora sentado con una chica guapa en un banco del parque pasa como un minuto, pero un minuto sentado sobre una estufa caliente parece una hora.

–No puedo imaginar un Dios que recompense y castigue a los objetos de su creación. Tampoco puedo creer que el individuo sobreviva a la muerte del cuerpo, aunque los espíritus débiles sostienen dicha idea por miedo o por un egoísmo ridículo. Para mí resulta suficiente contemplar el misterio de la vida consciente perpetuándose a lo largo de la eternidad. (1930)

–La raza es un fraude. Todos los pueblos modernos son un conglomerado de tantas mezclas étnicas que no existe ninguna raza pura.

–El hombre que disfruta marchando en fila al ritmo de la música tiene todo mi desprecio. Este heroísmo a la orden, esta violencia sin sentido, este maldito alarde de patriotismo… ¡con qué intensidad los desprecio! La guerra es baja y despreciable, y prefiero que me hagan pedazos a participar en algo así.