*

X

El punk y el heavy metal hacen a los escuchas más calmados y felices, según estudio

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/10/2018

La música "extrema" no produce agresividad sino que calma a sus escuchas, según estudio

El hardcore punk y los diferentes géneros del metal suelen estar ligados a la agresión, la violencia y demás en la mente de muchas personas, pero esto, más allá de que ciertamente se utilizan letras con contenidos violentos, es un error de percepción, según un reciente estudio.

La invesitgación realizada por la Universidad de Queensland en Australia indagó como 39 personas de entre 18 y 34 años que escuchaban "música extrema" reaccionaban ante o procesaban el enojo.

Primero los voluntarios fueron sometidos a conversaciones irritantes sobre sus relaciones, el dinero, el trabajo, etc. Una vez que mostraban signos de estrés, los participantes realizaban una tarea al azar o escuchaban música extrema de su playlist durante 10 minutos. Los investigadores encontraron que escuchar heavy metal, death metal, hardcore punk y demás hizo que los participantes se calmaran y se inspiraran. La música les ayudó a procesar sus emociones de manera tranquila, más que hacer una tarea común.

Dicho estudio se opone a la idea de que este tipo de música produce agresión y violencia o que se correlaciona con depresión, daño a uno mismo, abuso de sustancias y demás. Al menos entre las personas que ya escuchan esta música, los sonidos extremos del metal los calman y los inspiran. Debajo de la estridencia, los gritos de furia y el redoble del metal, hay almas dulces. Y sí: probablemente el acto de sacar la furia, toda la intensidad del sonido, es bastante terapéutico. 

Hay que mencionar, sin embargo, que la investigación contrasta con otras que han encontrado cosas distintas.

Científicos encuentran 2 planetas en raro sistema estelar muy probablemente habitables

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/10/2018

Emoción en la comunidad científica por el encuentro del sistema Trappist-1 donde 2 planetas podrían tener la temperatura, el tamaño y el agua para albergar vida

Los científicos se encuentran altamente estimulados por el encuentro de una estrella enana orbitada por al menos dos planetas que cumplen extraordinariamente con las condiciones que se cree que son fundamentales para la evolución de la vida. 

El sistema de siete planetas y su estrella es llamado Trappist-1 y podría albergar mundos similares a la Tierra, tanto en tamaño como en condiciones de agua y calor. El descubrimiento sólo aumenta el creciente consenso de que en la Vía Láctea deben de existir numerosos planetas como la Tierra.   

Para el sistema Trappist-1, un modelo matemático sugiere que seis de siete planetas deben de tener agua en su interior, incluyendo, en uno de ellos, la posibilidad de un océano global. Lo que es importante de este estudio es que modeló las órbitas de los planetas, las cuales son excéntricas, casi ovaladas, y de donde se deduce la temperatura de la superficie de los distintos planetas. Estas órbitas producen lo que se llama "calentamiento de marea" (tidal heat), algo que también experimenta la luna de Júpiter. Esta luna tiene en su superficie volcanes en erupción y ríos de lava. 

Los planetas D y E del sistema experimentan este calentamiento de marea pero de una manera más suave, de tal forma que podría ser conducente a la vida. El planeta D podría tener una temperatura de alrededor de 15°C

De manera no relacionada, el científico Jeremy England ha teorizado que la vida no es un fenómeno único basado en organismos que son capaces de hacer copias de sí mismos, sino que es la consecuencia natural de la termodinámica, y particularmente la vida podría surgir de la adaptación de sistemas no-replicantes a formas complejas de energía (calor).

Los científicos recientemente han emprendido una búsqueda de exoplanetas habitables, ya no sólo basada en la probabilidad del agua, sino también de las mareas de calentamiento. El calor y el agua son, sin duda, los dos componentes esenciales de la vida.